Estrellados en la noche de Ocón

Uno de los grupos atendiendo las explicaciones del experto en el entorno del Molino de Ocón. :: / SONIA TERCERO
Uno de los grupos atendiendo las explicaciones del experto en el entorno del Molino de Ocón. :: / SONIA TERCERO

Un centenar de personas participó en la actividad de observación de estrellas en el cielo de la Reserva de la Biosfera

GEMMA BENITOMolino de Ocón

Diferentes tipos de luz, intensidades y distancias. Mirar al cielo despejado una noche de agosto genera una amalgama de sensaciones, la imaginación une puntos y genera diversas formas y figuras originando constelaciones tan diferentes como personas que se dieron cita en el Molino de Ocón.

El programa 'Un paseo por el cielo de la Reserva de la Biosfera de La Rioja' tuvo su primera cita en el entorno del Molino de Viento de Ocón. Un nutrido grupo de personas se reunió en este enclave para conocer más sobre las estrellas y su disposición.

Más

A partir de la declaración de la Reserva de la Biosfera riojana como destino turístico Starlight por la oscuridad del cielo nació esta iniciativa: «Para promover un poco la calidad del cielo de esta zona se organizan este tipo de actividades para que así la gente pueda acercarse un poco a ver el cielo nocturno de nuestra comunidad y promocionar turísticamente la zona», explica Víctor Lanchares, uno de los organizadores de estas veladas y responsable de la Agrupación Astronómica de La Rioja.

Telescopio desde el que pueden observarse algunos planetas.
Telescopio desde el que pueden observarse algunos planetas. / Sonia Tercero

Los allí presentes se repartieron en cinco grupos para escuchar las diferentes explicaciones de los expertos en la materia. «Se trata de enseñar el cielo en estas noches privilegiadas, además tenemos planetas que se pueden ver como el cercano Marte», relata Miguel Ángel Ducrós, también integrante de la Agrupación Astronómica riojana.

Tanto Lanchares como Ducrós coinciden en que los objetivos de estas reuniones nocturnas para ver el cielo son «explicar las constelaciones más importantes del verano y que la gente aprenda a reconocer algunas de ellas, saber qué es lo que veían los antiguos y contar alguna historia mitológica». Ducrós agrega que también intentan «crear curiosidad en la gente para que, cuando vuelvan a casa, quien se haya quedado intrigado busque un poco más».

Una actividad diferente

El centenar de personas reunidas en el entorno del Molino de Ocón guardó silencio y se mostró expectante e interesado ante las explicaciones que ofrecían los expertos.

Arancha y María destacaron que esta actividad es una «experiencia diferente» y añadieron que nunca habían participado en algo similar. «Es un plan diferente de viernes y nos gusta porque es al aire libre y en fechas como esta es una excusa perfecta para juntarte con familia, amigos, compañeros de trabajo, etcétera», comentaron.

Israel, que se acercó por la proximidad con su pueblo, Santa Lucía de Ocón, reconoció no entender mucho la actividad pero consideró que está «bien porque es algo diferente». A Jorge le pareció «fenomenal» que un grupo de expertos dedique parte de su tiempo libre a enseñar al resto sus conocimientos sobre el firmamento y, además, recalcó que es algo que «está al alcance de todo el mundo». «Merece la pena venir, es muy interesante y además en un sitio precioso. Ver que la gente se interesa y se implica y viene con sus propios telescopios es una pasada», indicó Jorge.

Victoria acudió con su grupo de amigas y también confesó «no tener ni idea de estrellas y constelaciones» aunque la actividad «está chula, es interesante». «Es muy bonita la experiencia, además ha salido una noche estupenda. Se ve de maravilla y no hay ni una nube, hay una noche muy predispuesta para esta observación de las estrellas», señaló Guillermo. «Llegas a oscuras, con un halo misterioso y, de repente, se hacen corros y empiezan los expertos a narrar las diferentes historias de cada una de las constelaciones». «El ambiente es muy chulo y las explicaciones están muy bien, es un mapa mundi del cielo explicado como si fueran países o continentes», concluyó Guillermo.

Tras la exposición de los miembros de la Agrupación Astronómica de La Rioja, llegó el turno de mirar a través de los telescopios. Desde ellos se podían ver planetas como Marte o Saturno, cuyos anillos se veían con gran nitidez.

La noche estuvo también amenizada, espontáneamente, por varias estrellas fugaces que provocaron la admiración de los allí presentes, además del paso de la Estación Espacial Internacional.

 

Fotos

Vídeos