«El español abre puertas y genera desarrollo»

Leonor González Menorca, consejera de Desarrollo Económico y vicepresidenta de la Fundación San Millán. / J. R.
Leonor González Menorca, consejera de Desarrollo Económico y vicepresidenta de la Fundación San Millán. / J. R.

L.J. RUIZ

Leonor González Menorca se muestra orgullosa de formar parte, desde hace dos años, de la Fundación San Millán, que celebra su vigésimo aniversario. Cree que desarrolla un rol esencial pero fija un reto del que hace partícipe a todos los hispanohablantes: «El reto que todos tenemos por delante es incorporar el español y la cultura en español a las grandes áreas de influencia como lengua internacional».

- La Fundación San Millán ha cumplido su vigésimo aniversario. ¿Qué papel juega en la difusión del español?

- La Fundación va enlazada a la declaración de los Monasterios de Suso y Yuso como Patrimonio de la Humanidad. Sirve de catalizadora de los trabajos que han hecho de este lugar un centro cultural y de visita universal de primer orden. Durante estos años, ha trabajado intensamente en la recuperación y en la gestión de este conjunto patrimonial, para mantener su valor espiritual y cultural y para promover su conocimiento y ha convertido a San Millán en uno de los principales focos de estudio del español y en un referente internacional en este ámbito.

- ¿Somos conscientes los riojanos de la importancia de San Millán?

- Creo que cada vez somos más conscientes, aunque tenemos que seguir divulgando lo que este lugar representa. Debemos ser embajadores de nuestra riqueza como comunidad, en la que destaca el hecho de que precisamente en San Millán de la Cogolla se escribieron los primeros textos en español y aquí surgió una de las producciones literarias más cultas de toda la Edad Media con Gonzalo de Berceo, el primer poeta de nombre conocido. En general somos conocedores de la importancia de San Millán; ha sido y sigue siendo visita obligada para escolares, para los amigos que nos visitan y de su promoción hemos de ocuparnos todos. Por supuesto, es un deber de las instituciones pero cada uno de los riojanos debemos contribuir a seguir haciendo de este lugar un Patrimonio Mundial. Hemos heredado un gran legado histórico y en nuestras manos está su cuidado y su difusión. Y eso es algo que a las gentes de esta Comunidad se les da muy bien; como he dicho, no hay mejor embajador de esta tierra que los propios riojanos. Debemos sentirnos muy orgullosos de San Millán de la Cogolla y de nuestra lengua española.

- Uno de los grandes pilares de San Millán es el Cilengua.

- El Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua) se ha convertido en una referencia indiscutible para el estudio del español, que trabaja estrechamente con el Instituto Cervantes y la Real Academia Española. Es un centro de investigación y desarrollo, oficialmente reconocido, que lleva a cabo sus actividades por medio de tres institutos, el de Orígenes del Español, el de Historia de la Lengua y el Instituto Literatura y Traducción. Sus proyectos se materializan por medio de iniciativas que van desde la difusión pública de resultados, en forma de publicaciones, congresos o coloquios especializados, hasta la organización de cursos de formación. Cilengua ha trabajado, realizado actividades y firmado acuerdos con la Universidad de La Rioja, pero también con otras universidades españolas e internacionales.

- Las jornadas Futuro en Español recalan en San Millán. ¿Es importante recordar y reforzar los lazos entre los hispanohablantes?

- Me identifico mucho con lo que decía el poeta Fernando Pessoa: «Mi patria es mi lengua». Con eso lo digo todo. El español es ese maravilloso instrumento de comunicación que nos permite hablar con cerca de quinientos millones de personas. Pero dicho esto creo que realizar las jornadas Futuro en Español es recordar que debemos no solo mirar al pasado sino que el español abre puertas y genera desarrollo económico. El reto que los hispanohablantes tenemos por delante es incorporar el español y la cultura en español a las grandes áreas de influencia como lengua internacional y cultura de prestigio, pero sin duda los ámbitos empresariales y de negocio deben ser los abanderados de esta lucha.