España no ha desarrollado la legislación sobre la venta de insectos

L. R.

España no ha desarrollado todavía la legislación que adapte el nuevo reglamento de alimentos de la Unión Europea, que entró en vigor el pasado 1 de enero, y que regulaba la entrada de la llamada «novel food» (nuevos alimentos) en la cocina. Según la OCU, las dos especies que se han empezado a vender se encuentran a la espera de ser aprobadas tras una solicitud presentada ante la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para permitir su venta. La EFSA, señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), todavía tiene pendiente la evaluación completa de estos productos.

Los productores europeos advierten que en España todavía no está permitida su comercialización. El motivo es una cuestión legal, ya que es posible vender insectos como comida en España -y en toda la Unión Europea (UE)-, pero para ello los operadores deben previamente «presentar una solicitud con un expediente para su evaluación» y recibir la correspondiente autorización. Desde la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) confirman que «no se ha presentado ninguna petición hasta la fecha». La 'letra pequeña' de la normativa abre una excepción con los cinco países europeos (Bélgica, Austria, Finlandia, Reino Unido y Países Bajos) que permitían la presencia de insectos en su mercado antes de 2018, y a los que se les deja seguir comercializándolos. Por lo tanto, únicamente se pueden colocar en el lineal español los productos elaborados con insectos procedentes de estos mercados.

Los productores y distribuidores españoles aguardan a que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dé su visto bueno, algo que no se espera para antes de 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos