'Epidemia' de bajas médicas entre el profesorado riojano: el triple en tres años

'Epidemia' de bajas médicas entre el profesorado riojano: el triple en tres años

El Gobierno, sorprendido, reconoce que hay que indagar qué está ocurriendo, mientras los sindicatos piden explicaciones a la Administración

ROBERTO PÉREZ LOGROÑO.

Las bajas por enfermedad se han disparado entre los profesores de la enseñanza pública riojana desde finales del 2014. Tanto, que el propio Gobierno riojano ha confesado estar sorprendido por los datos y reconoce que es necesario indagar para ver qué ha ocurrido. Los sindicatos, por su parte, exigen a la Administración regional que se explique ante los datos oficiales que maneja y que indican que, en tres años, las bajas médicas entre los docentes prácticamente se han triplicado. Exactamente, se han disparado el 180,2% desde el curso 2014-2015 hasta el 2017-2018. Está por ver qué datos arroja el nuevo año académico que comenzó el mes pasado, pero la experiencia de los últimos ejercicios es elocuente: un acusado aumento de las bajas médicas curso tras curso.

Más

Según los datos oficiales recabados por este diario en la Consejería de Educación, en el curso 2014-2015 se perdieron 3.602 días laborales por bajas médicas de profesores. El curso siguiente la cifra se elevó a 5.778 días perdidos; en el curso 2016-2017 se alcanzaron los 6.299; y durante el último año académico, el 2017-2018, el dato se disparó hasta los 10.094 días perdidos por bajas de enfermedad de profesores.

En tres años, por tanto, una escalada del 180,2%. Esa tasa no encuentra equiparación, ni de lejos, en el resto de la Administración regional. Los datos del propio Gobierno riojano indican que, en el mismo periodo, las bajas médicas entre el personal de la Administración General de la Comunidad autónoma han aumentado el 16,5%. Es decir, once veces menos que entre los profesores.

Desde la Consejería de Educación afirman que, a primera vista, no hay una razón que justifique esa escalada de las bajas por enfermedad entre los docentes. «La plantilla de profesores se ha incrementado significativamente en los últimos años, pero no en la proporción en la que han aumentado las bajas», reconoce el director general de Educación de La Rioja, Miguel Ángel Fernández. «El incremento de plantilla debe tener un impacto en esas cifras, pero ni de lejos en la proporción de la que estamos hablando», explica Fernández. Todo ello, además, después de que en los últimos años el Gobierno riojano implantara una inspección médica específica para controlar las bajas por enfermedad y velar por que las que se producen estén objetivamente justificadas.

Entre los trabajadores de la Administración General las bajas han aumentado once veces menos

Informes pendientes

Desde el sindicato CCOO, su secretario regional de la Federación de Enseñanza, Mikel Bujanda, considera que estos datos de bajas por enfermedad obligan al Gobierno riojano a dar explicaciones. Bujanda se muestra «muy sorprendido» por esta escalada de las bajas y pone en cuarentena esos datos oficiales. «La sensación que teníamos era justo la contraria, que había menos bajas. Pediremos que nos faciliten las cifras pormenorizadas. De hecho, en varias ocasiones hemos pedido reiteradamente al Gobierno riojano que nos faciliten los datos, pero no nos los han aportado, y hace tiempo que tenía que estar hecho un estudio de absentismo». Asimismo, este responsable de CCOO afirma de antemano que «si hubiera que buscar explicaciones, tendrían que buscarse en los médicos que conceden esas bajas por enfermedad».

Aun con todo, Bujanda relativiza esa escalada que se ha producido en los últimos años, y la cifra récord del pasado curso: «10.000 días acumulados por bajas médicas equivale al tiempo de trabajo de 30 profesores durante todo un año, y no parece que sea un índice excesivo de absentismo teniendo en cuenta que en la educación riojana trabajan 4.000 profesores», sostiene.

Por su parte, el presidente regional del sindicato de profesores ANPE, Gustavo Navas, recuerda que «desde hace años nos descuentan la mitad del suelo durante los tres primeros días de baja, y del cuarto al vigésimo día cobras el 75%; así que quien se coge las bajas es porque realmente se ve forzado y están totalmente justificadas». Por eso considera todavía más inquietante esa escalada que desvelan los datos oficiales.

«Aquí está pasando algo que se nos está escapando y que hay que corregirlo», indica Navas, quien denuncia un deterioro del entorno laboral de los docentes. «Se ha producido un aumento de casos de acoso y bajas de depresión entre los profesores. Desde hace años observamos que cada vez hay más casos de profesores que sufren acosos por parte de padres, por parte de alumnos e incluso por parte de otros compañeros», afirma el presidente de ANPE en La Rioja. Navas añade a todo ello «el déficit de profesores que arrastra la enseñanza pública riojana, una sobrecarga lectiva y demasiados alumnos por aula, ratios que hay que bajar».

Ante la escalada de bajas médicas que revelan los datos oficiales, este responsable sindical reclama también al Gobierno riojano que haga «un análisis de este fenómeno y que lo dé a conocer a los sindicatos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos