'Encarcelados' sin delito alguno

Félix Fuertes, secretario de La Rioja Sin Barreras, da lectura al comunicado con el que concluyó la concentración. :: Sonia Tercero/
Félix Fuertes, secretario de La Rioja Sin Barreras, da lectura al comunicado con el que concluyó la concentración. :: Sonia Tercero

La asociación impulsa la campaña '#Arrestópolis' y pide la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal para que las personas con problemas de movilidad puedan salir de casaLa Rioja Sin Barreras denuncia los problemas de accesibilidad en edificios de viviendas

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA LOGROÑO.

Su celda tiene ventanas y carece de barrotes, pero su condena es la misma o peor, vivir sin libertad y sin el triste consuelo de un breve paseo por el patio. Esto es lo que denunció ayer la asociación La Rioja Sin Barreras durante una concentración en el Espolón logroñés, frente a la Delegación del Gobierno. Allí medio centenar de personas reclamaron medidas y cambios legales para que se garantice la accesibilidad a todos los edificios de viviendas y que no haya personas con movilidad reducida para las que hoy es imposible salir de su hogar.

Bajo el lema 'Mi casa no es mi cárcel', la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) y sus entidades asociadas presentaron ayer, con 37 concentraciones en todo el país, la campaña '#Arrestópolis', que defiende, entre otras medidas, la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal para eliminar la actual limitación económica de doce mensualidades de gastos de la comunidad para que sea obligatorio realizar reformas de accesibilidad, y ayudas específicas a todas las comunidades vecinales que deban afrontar este tipo de actuaciones, ya que actualmente solo el 10% de los edificios que realizan estas obras han obtenido subvención.

«Hay personas con problemas de movilidad que no pueden salir de casa, sobre todo en edificios antiguos con escalones y otras trabas o que carecen de ascensor o éste es pequeño para una silla. Por eso no es una exageración decir que la vivienda se convierte en una cárcel porque hay gente que lleva seis y siete años sin salir», destacó Félix Fuertes, secretario de La Rioja Sin Barreras y de Cocemfe Rioja, poco antes de dar lectura al comunicado con el que se dio concluido el acto.

'Mi casa no es mi cárcel' es el lema elegido por la confederación Cocemfe, que ayer celebró 37 concentraciones en el país

Cada vez más afectados

«Hay que cambiar la ley de propiedad horizontal porque existen muchas dificultades para que las comunidades de vecinos se acojan a posibles ayudas», destacó Fuertes, quien abogó por eliminar la obligatoriedad de que se necesite el 100% de la aprobación de los vecinos para realizar las obras. También defendió priorizar las reformas integrales y la instalación de ascensores o rampas, siempre que sea posible, en vez de optar por actuaciones que facilitan la movilidad, pero requieren más mantenimiento o la intervención de terceras personas, como elevadores o salvaescaleras. «Así como hoy podemos decir que en las calles son ahora más accesibles, aunque hay todavía muchos edificios oficiales que no lo son, pese a que estaban obligados a ello desde el 4 de diciembre del pasado año, nos hemos olvidado de los hogares porque pensábamos que ahí íbamos a tener problemas de este tipo cuando hoy afecta a las personas con discapacidad y a muchas otras más por su edad o por haber sido víctimas de algún accidente.

 

Fotos

Vídeos