La empresa riojana Ascénder instala 1.600 butacas en una de las salas más importantes del mundo en Moscú