«El duelo es un proceso que nos rompe por dentro, pero necesario»

Estrella Fernández, ayer en el Hospital de La Rioja. :: Justo rodríguez/
Estrella Fernández, ayer en el Hospital de La Rioja. :: Justo rodríguez

Estrella Fernández | Psicóloga clínica | Unidad de Cuidados Paliativos

R. G. LASTRALOGROÑO.

Desde su puesto como psicóloga clínica en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de La Rioja, Estrella Fernández se ha acostumbrado a lidiar con la vida, el amor y el agradecimiento, pero también con la muerte, el sufrimiento y el dolor. En muchos casos, su ayuda es clave para superar el traumático pero necesario proceso del duelo.

- Convivimos con ella a diario, o casi, y, además, sabemos que es inevitable, pero ¿estamos preparados para afrontar una muerte?

- Estamos y no estamos preparados. Desde que nacemos, la única certeza que tenemos es que nos vamos a morir; pero esta misma certeza nos ayuda a amar y acercarnos a la vida más. A vivir como si no fuera con nosotros. La muerte de un ser querido es un proceso natural entonces, pero que produce un gran sufrimiento cuando lo vivimos, y todos lo vamos a vivir en algún momento, ya que perdemos el vinculo de forma definitiva con alguien a quien queremos y nos va a afectar a todos los niveles. También nos pone en contacto con nuestra propia muerte.

- Durante gran parte de la vida, toda la niñez, es un tema tabú.

- La muerte ha sido un tema tabú, como la enfermedad o todo aquello que nos saque del estado de confort. Actualmente se está intentando darle visibilidad de nuevo. No desde un punto de vista dramático, sino desde la convivencia con ella. Ya desde la infancia se desarrollan proyectos para apoyar en los centros educativos cómo hablar con los niños sobre ello y cómo actuar cuando fallece un abuelo, un padre u otro familiar; incluso cómo despedirse cuando es el propio niño el que fallece. También se les invita a participar en las despedidas y rituales.

- ¿Podemos hablar de duelo tras una muerte o cada proceso es único e irrepetible?

- El duelo por la muerte de un ser querido es un proceso universal que nos rompe por dentro y por el que todos tenemos que pasar tras la pérdida de un ser querido. Nos produce un gran sufrimiento y es uno de los momentos que vitalmente pueden ser mas estresantes y complicados. Pero el proceso y la vivencia de cada uno será siempre único. Estará en función del vinculo con el fallecido, de la valoración que se haga de las amenazas y privaciones que suponga la pérdida y de los recursos que se tengan para afrontarla. También de factores culturales y espirituales.

- ¿Hay herramientas para ello? Entiendo que es clave el tipo de causa que provoque el deceso y, sobre todo, la edad a la que se produce, aunque jamás estemos preparados.

- Durante décadas se ha estudiado cómo apoyar a los dolientes en las diferentes maneras de vivir el duelo. Sí sabemos que hay factores que pueden hacer que este proceso se complique e incluso derive en problemática psicológica, relacional o funcional. Entre los más significativos estarían las circunstancia en que se produce el fallecimiento, más si son traumáticas y súbitas, como accidentes, catástrofes, homicidio, suicidio, violencia de genero... Pero también relacionados con la enfermedad o con la edad del fallecido, ya que afecta más la muerte de un niño que no ha podido vivir su vida. También influyen factores de personalidad, forma de afrontar la vida o trastornos psicológicos previos. La buena noticia es que también conocemos de forma general cómo es el proceso, la pérdida y qué factores hay protectores y cómo intervenir psicoterapéuticamente.

- ¿Y si no se es capaz?

- La mayoría de las personas, yo diría que el 90%, realizan el camino del duelo sin ayuda profesional. Es imprescindible el mundo relacional que les apoye, pero pasan por las diferentes etapas con sufrimiento pero sin patología. El 10%, debido a las distintas circunstancias que hemos mencionado, pueden presentar factores de riesgo y entonces sí que pueden acudir a psicólogos especialistas en duelo que les ayudarán a vivirlo de forma mas saludable. Aproximadamente el 1% desarrollará un duelo patológico que sí que requerirá la atención de profesionales de salud mental. Si en España en el 2017 hubo 426.643 defunciones y cada pérdida afecta a unas seis personas, tendríamos unos 25.200 casos nuevos de personas para las que sería recomendable la atención de un profesional.

- Se dice que el tiempo lo cura todo, ¿es cierto también en este caso?

-El tiempo es un factor que puede ir a favor o en contra. Nos ayuda a elaborar y a asumir las pérdidas y a vivir sin la persona querida sin sufrimiento; pero en los casos que se presentan complicaciones puede incrementar el daño psicológico, como en los casos de duelo complicado. Tener el tiempo limitado y la vivencia cercana de la muerte también produce el impacto positivo de aprovecharlo y vivirlo mas intensamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos