La disolución de Gestur enfrenta al Gobierno riojano con Sepes a la espera de su extinción

Sede de la sociedad pública de gestión urbanística Gestur, en la calle Barriocepo de Logroño. :: J. Herreros/
Sede de la sociedad pública de gestión urbanística Gestur, en la calle Barriocepo de Logroño. :: J. Herreros

La sociedad estatal, mayoritaria en el capital, insiste en que se cumpla el acuerdo de extinción del pasado mes de enero

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Después de 35 años de sociedad, la disolución de Gestur -empresa pública participada en un 25% por el Gobierno de La Rioja a través de la Ader y por el Estado a través de Sepes para la promoción de suelo industrial en La Rioja- ha acabado por enfrentar a ambos socios. «Sabemos que Sepes tiene la mayoría del accionariado y, por tanto, se abrirá el proceso de disolución si el mayoritario quiere salir», admite Javier Ureña, gerente de la Ader y presidente de Gestur. «Ahora bien -continúa-, tenemos por delante un proceso de valoración y reparto de activos que habrá que resolver entre tanto».

El conflicto comenzó a mediados del pasado mes de marzo, cuando los tres consejeros de Sepes votaron en contra de las cuentas de la sociedad al presentarse como de una empresa en 'mantenimiento' en lugar de 'en liquidación' como había acordado el Consejo de Ministros en diciembre del 2017 y la propia Sepes en enero de este año. Finalmente, se aprobaron las cuentas de la sociedad, pero cuando el consejo de administración de Gestur volvió a reunirse el pasado 21 de junio no se pudo llevar a cabo la disolución por no estar incluida en el orden del día, lo que provocó una nueva protesta de la empresa estatal y la petición de una junta extraordinaria para proceder a tal fin: «Sepes quiere liquidar como sea, pero nosotros queremos negociar el reparto de los activos antes que nada, aunque, por supuesto, asumiremos la decisión mayoritaria».

Más

El hecho es que Gestur, salvo una parcela que ha vendido el pasado mes de julio a una empresa para una ampliación en Nájera, no había tenido actividad comercial desde el año 2010. El Tribunal de Cuentas ya puso en el ojo del huracán en el año 2011 a una sociedad que tenía más consejeros -cinco, tres de ellos de Sepes y dos del Gobierno riojano- que trabajadores (dos) y que dio 147.000 euros de pérdidas en dicho ejercicio. De hecho, el último contrato que formalizó Gestur -hasta la reciente venta de una parcela del polígono de Nájera- data del año 2010, con lo que prácticamente durante ocho años su actividad comercial ha sido nula.

«Sepes quiere liquidar como sea y nosotros negociar el reparto de activos» Javier Ureña | Presidente de Gestur

En Gestur trabaja una administrativa, desde hace décadas (la sociedad se creó en 1983) y un gerente que es personal de confianza del Gobierno de turno: hasta el año 2012 lo fue José Ángel Lacalzada, exdiputado del PSOE, y desde ese año hasta la actualidad lo es Javier Martínez Mancho, elegido por el Gobierno del PP y arquitecto de profesión.

La sociedad arroja pérdidas continuadas desde el año 2010, entre 100.000 y 150.000 euros anuales. En todo caso, Javier Ureña resta trascendencia a este hecho: «Es una sociedad dedicada al sector inmobiliario, que va por ciclos; pasamos la última crisis y, como ocurre, en la edificación civil pasan varios años hasta que se reactivan», explica Javier Ureña. «Las empresas -continúa- compran naves ya construidas en liquidaciones bancarias antes de edificar nuevas, pero Gestur tiene recursos propios para asumir estas pérdidas incluso durante otros diez años».

El Gobierno central acordó disolver Gestur en diciembre del año pasado, al igual que muchas otras empresas públicas similares que arrojaban pérdidas y baja o nula actividad, dentro de un plan general de reducción del sector público empresarial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos