Diez años después del descuartizamiento del camerunés Miafeu

El Ecoparque ha sido el destino, en al menos otra ocasión, de un cadáver. El precedente más inmediato se remonta hasta el mes de mayo del 2008. El 28 de aquel mes los operarios daban la voz de alarma: habían encontrado un brazo y una pierna humanos. Dos días después apareció una cabeza y una mano. Eran los restos de Jean Miafeu, un joven camerunés de 23 años vecino de Calahorra. Su supuesto asesino es S.M., un ciudadano ruso al que la víctima habría estafado 50.000 euros, y que huyó de Arnedo (donde cometió el crimen) tras acabar con su vida y descuartizarle. Para deshacerse del cuerpo contó con la colaboración de un hombre natural de Chechenia, IM., que se dedicaba a la recogida de basura en Arnedo, Quel y Autol. Fue él quien trasladó el cuerpo hasta el Ecoparque logroñés. Casi un año después fue detenido y, posteriormente, condenado por omitir el deber de impedir delitos y absuelto por el de encubrimiento.

En mayo del 2011, un operario que recogía el contenido de los contenedores de papel salvó la vida de un joven marroquí que se había ocultado en el interior de uno de ellos. Los gritos de la víctima permitieron que detuviera el proceso de prensado del papel 'in extremis'. Un año después, en el 2012, entre la basura orgánica que descargaba un camión en el Ecoparque apareció con vida otro hombre. El contenedor en el que dormía fue uno de los últimos de la ruta, el camión no trituró los residuos y logró salvar la vida.

 

Fotos

Vídeos