«Todos los días tenemos que estar atentos al cielo»

Ernesto García, con su tractor con cuchilla en Montemediano. :: /
Ernesto García, con su tractor con cuchilla en Montemediano. ::

El ganadero es el primero en intervenir con su tractor con cuchilla para despejar la LR-253

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOMontemediano

En días de temporal, el despertador de Ernesto García Hernáez suena antes de lo habitual. «Cuando viene malo me levanto a las cinco y media de la mañana», afirma este vecino de Montemediano, la aldea de Nieva de Cameros. Y no porque a sus vacas y yeguas la nieve y el frío les despierte un hambre voraz, sino porque este ganadero de ovino y equino forma parte de la red de colaboradores con que la Dirección General de Obras Públicas y Transportes cuenta en los pueblos para complementar la acción de los equipos de los parques móviles de Logroño y Calahorra. En concreto, en el Camero Nuevo hay tres: dos compañeros en Lumbreras y Villoslada y él.

Ernesto se conoce la LR-253 al dedillo. Tanto esta vía que comunica Nieva con El Rasillo y Ortigosa, como los ramales que sirven de acceso a las pedanías de Peñaloscintos y Montemediano. Por esta umbría carretera, flanqueada por bosques y el pantano González Lacasa, mueve su tractor con cuchilla entre el empalme de la LR-253 con la N-111 y el casco urbano de Villanueva de Cameros.

«En esta zona el mayor problema es que, a veces, después de llover hiela y se forman placas de hielo negro que no se ven», expone con la experiencia que le confieren casi dos décadas despejando de peligros esta vía autonómica del Camero Nuevo.

Ernesto admite que vive pendiente del cielo. «Todos los días hay que estar atento». Y más en este año, en que ha caído bastante más nieve que en el invierno pasado. «Una nevada como la de Reyes hacía mucho tiempo que no se veía», afirma. Así, su actuación resulta fundamental, ya que es el primero en intervenir. «Cuando nieva, salgo a primerísima hora para que los chavales puedan ir al colegio. También llamo a Obras Públicas. Ellos se guían de cómo está la situación por lo que yo les digo», indica.

Años y años LR-253 arriba y abajo hacen que este vecino de Montemediano no titubee a la hora de enumerar los 'puntos negros' que dejan la nieve y el hielo en esta regional y sus vías aledañas: «la recta a Montemediano, donde se pone mucho ventisquero y no ves la carretera; los puentes, porque es donde más hiela; y en la Cuesta Laya que sube a El Rasillo».

Ernesto se afana «sin parar» en liberar la carretera de nieve «hasta que la dejo limpia». Pese a esta cercanía larvada durante décadas con los copos, confiesa que prefiere que el paisaje no esté blanco. «No me gusta la nieve porque soy ganadero y sin ella los animales dan menos problemas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos