Detenido un menor que conducía a 160 por la AP-68 mientras su padre le grababa

Imagen obtenida del vídeo que grabó el padre donde se ve al menor al volante. :: p.n./
Imagen obtenida del vídeo que grabó el padre donde se ve al menor al volante. :: p.n.

El chaval exhibió su temeraria acción ante los amigos y compañeros del centro de acogida donde reside, cuya dirección avisó a la Policía Nacional

M.M. LOGROÑO.

A 160 conduciendo por la autopista; menor y sin carné... Y el colmo de este disparate: la escena la graba el padre con un móvil mientras alienta a su chaval a pisar más el acelerador. El hecho no tuvo consecuencias fatales de milagro y pudo ser conocido por la Policía Nacional por la natural ansia adolescente de jactarse ante los suyos por cualquier bravuconada y de exhibir esta insensata conducta como una 'proeza'. El resultado, sin embargo, no fue el deseado: ambos fueron detenidos por un delito contra la seguridad del tráfico.

El chico tiene 17 años y reside en un centro de acogida de Logroño. Hace un par de semanas, cuando regresó de un permiso de fin de semana, en el que estuvo con su padre, el joven alardeó ante los compañeros de haber estado conduciendo el coche de su progenitor (vecino de Logroño y de 38 años) por la AP-68 (en dirección a Calahorra) a gran velocidad y de haber alcanzado hasta los 160 kilómetros por hora. Por si quedaba alguna duda entre los presentes, el muchacho les enseñó el vídeo grabado con su móvil que mostraba su supuesta hombrada. Las imágenes recogían, incluso, el detalle del cuentakilómetros con la velocidad máxima a 160.

DOS DATOS

17
años era la edad del muchacho que pilotaba el coche del padre a gran velocidad por la AP-68.
3 a 6
meses de prisión es la pena que recoge el Código Penal para estas acciones o bien multa de 12 a 24 meses.

La historia no acaba aquí porque esta conducta temeraria tiene aún una pincelada más reprobable como es el hecho de que quien acompañaba al menor era su propio padre y era quien le estaba grabando y le jaleaba a acelerar más. El objetivo último, según la Policía, era colgar el vídeo en las redes sociales.

El centro de acogida avisó a la Policía Nacional (Unidad de Familia y Mujer) de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja que abrió una investigación y corroboró todos los hechos que habían sido descritos por el chaval. De esta manera, se interceptó el teléfono móvil del menor que contenía, precisamente, la conducción imprudente y se detuvo al padre y al hijo, ambos por un delito de contra la seguridad del tráfico. Finalmente, el menor fue puesto en libertad con cargos y entregado a sus educadores del centro de protección, dando cuenta a Fiscalía de Menores, mientras que su padre quedó a disposición del juzgado de guardia, junto con las diligencias practicadas.

Conforme a lo que recoge el Código Penal, el padre del chico se enfrentaría a unas penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 12 a 24 meses.

 

Fotos

Vídeos