Detenido un hombre por retener a dos personas en un piso en Logroño

El cuchillo de cocina de grandes dimensiones con el que amenazó a las dos personas. :: policía nacional/
El cuchillo de cocina de grandes dimensiones con el que amenazó a las dos personas. :: policía nacional

Las víctimas habían coincidido varias veces con el captor en el albergue municipal y fueron invitadas por éste a la vivienda, donde les amenazó con un cuchillo

LA RIOJA LOGROÑO.

La Policía ha detenido a un hombre de 44 años, en Logroño, como presunto autor de un delito de detención ilegal, al retener, contra su voluntad, a dos hombres (de 22 y 33 años, uno de nacionalidad española y otro sudamericano) en un piso de la ciudad después de amenazarles con un cuchillo de grandes dimensiones.

Según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, en una nota, el detenido es vecino de Logroño, tiene numerosos antecedentes policiales y ha pasado a disposición judicial.

Las víctimas, que conocían a este hombre de haber coincidido varias veces en el albergue municipal de Logroño, habrían sido invitadas a pernoctar en el domicilio donde tenía alquilada una habitación, ya que carecen de domicilio fijo o habitual.

Una vez en la vivienda, fueron obligadas a cambiar la cerradura de la puerta de entrada, mediante amenazas, y a forzar otra puerta de una de las habitaciones perteneciente a la mujer que le habría realquilado la habitación.

Seguidamente les sustrajo varias prendas de vestir y objetos de valor, con la intención de venderlos y obtener dinero para la compra de sustancias estupefacientes, recoge la comunicación oficial.

Ante estos hechos, ocurridos el pasado fin de semana, las víctimas mostraron a su conocido su malestar y la intención de abandonar la vivienda, momento en el que fueron retenidas violentamente contra su voluntad, bajo la amenaza de lesionarlos con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones.

Acto seguido, el delincuente retiró el teléfono móvil de uno de ellos, para que no pidieran ayuda o poder comunicarse con la Policía, mientras que les conminaba a que le pagaran la estancia en el piso o, por el contrario, trabajar para él vendiendo drogas, ya que, con la deuda contraída, les dijo que le pertenecían sus servicios.

Bajo el temor de que pudiera llevar a cabo sus amenazas, ya que se encontraba en un estado de gran excitación, las dos víctimas decidieron aceptar sus pretensiones, pero, en un instante de descuido de su raptor, encontraron el móvil que les había arrebatado, escondido en la mesa de una de las habitaciones, con el que pudieron avisar a la Policía tras encerrarse en el baño. La Policía, al llegar al inmueble, comprobó cómo en uno de los pisos de la planta sexta se escuchaban grandes gritos y su cerradura aparecía manipulada.

Mientras que los agentes hablaban con el raptor y le ordenaban que abriera la puerta, a lo cual se negaba, los secuestrados pudieron salir del baño y, sorpresivamente, empujar a éste y poder abrir la puerta a los agentes.

 

Fotos

Vídeos