Detenido un hombre que intentó 'colarse' en la lista de espera para recibir un riñón

El detenido es acompañado por dos agentes de la Guardia Civil a sus dependencias. :: g.c.
/
El detenido es acompañado por dos agentes de la Guardia Civil a sus dependencias. :: g.c.

La Guardia Civil sostiene que el acusado, de origen guatemalteco, hacía turismo sanitario y que falseó su situación para tener preferencia en un trasplante

LUIS JAVIER RUIZ* LJRUIZ@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

Cuando la Unidad de Coordinación Autonómica de Trasplantes de La Rioja recibió la petición de un ciudadano guatemalteco de 44 años de incorporarse a la lista de espera para recibir un riñón, las alertas de sus sistemas de control se activaron. Llamaron a la Guardia Civil y les alertaron de la posible existencia de un intento de fraude que, gracias a la estrecha colaboración entre ambas entidades, ha fructificado con la detención del paciente investigado.

Aquel aviso llegó en diciembre del 2017 y los miembros de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil abrieron la 'Operación Renilo', una investigación en la que han conseguido reconstruir los pasos del ahora detenido desde que en mayo del 2017 aterrizara por primera vez en el aeropuerto de Barajas.

Así, los agentes comprobaron que llegó a España con un visado de turista (con una validez para tres meses) y que ya entonces era «plenamente consciente» de que padecía una insuficiencia renal evolucionada para la que precisaba un tratamiento sustitutivo, es decir, diálisis o trasplante renal.

La Unidad de Coordinación de Trasplantes de La Rioja alertó a la Guardia Civil del intento de fraude El detenido viajó en dos ocasiones a La Rioja hasta conseguir la tarjeta sanitaria humanitaria

Los investigadores sostienen que había preparado el primer viaje de manera minuciosa y que no fue casual su llegada hasta La Rioja: eligió la comunidad autónoma con una menor lista de espera para recibir un riñón. Tampoco fue anecdótico que una de sus primeras paradas fuera el Hospital San Pedro en donde tuvo que ser sometido a hemodiálisis por razones humanitarias ya que corría riesgo vital.

Su primera estancia en La Rioja se prolongó durante un par de meses. En julio, antes de que su visado de turista (90 días) caducara, regresó a su país. Pero lo hizo con toda la información necesaria para completar el plan que había pergeñado. Así, se interesó por las vías existentes para hacerse con una tarjeta sanitaria humanitaria, el documento que habilita a los inmigrantes en situación irregular a recibir atención sanitaria. Para ello, mantuvo varios encuentros con expertos legales que le apuntaron qué documentación tenía que aportar y en qué puntos tenía que ofrecer una versión 'agravada' de su situación real para lograr el visto bueno a su petición.

En octubre aterrizó de nuevo en Barajas. Lo hizo junto a dos de sus hijos y «sabiendo de antemano todas las gestiones necesarias que tenía que realizar para obtener de manera fraudulenta la tarjeta sanitaria humanitaria», concreta la Guardia Civil en su nota de prensa.

Según los investigadores, el ahora detenido alegó que estaba en riesgo de exclusión social y que no disponía de medios suficientes para residir en La Rioja, pero la investigación de la Guardia Civil comprobó que nada más lejos de la realidad: había alquilado para vivir un piso en Lardero y, pese a no estar trabajando, tenía medios suficientes para mantener a sus dos hijos. Además, para sus desplazamientos por la capital riojana, alquiló un vehículo. Los investigadores sostienen que «podía estar siendo tratado de su enfermedad en su país de origen».

Es, dice la Guardia Civil, un caso de «turismo sanitario ilegal y lesivo», toda vez que vino «con la única intención de ser atendido de su insuficiencia renal crónica» y su actuación podría suponer un delito de fraude al Sistema Nacional de Salud. Tras su detención no quiso declarar y pasó a disposición de la autoridad judicial.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos