Detenida por pagar 101 veces el peaje con una tarjeta que no era suya

Detenida por pagar 101 veces el peaje con una tarjeta que no era suya

La detenida usó la tarjeta durante seis meses antes de que el usuario se percatara, gastando unos 900 euros

LA RIOJALogorño

Una vecina de Logroño, de 44 años y nacionalidad rumana, ha sido detenida en la capital riojana por utilizar la tarjeta de otra persona nada menos que 101 veces para pagar el peaje de distintas autopistas, durante un periodo de seis meses.

Durante todo ese tiempo, la mujer gastó un total de 900 euros, sin que el propietario de la tarjeta se diera cuenta.

¿Cómo es posible que la mujer pudiera estar tanto tiempo usando la tarjeta sin ser detectada? Pues según cuenta la Policía Nacional, que es que ha detenido a la mujer y la acusa ahora de estafa, resulta que el dueño de la tarjeta sólo la usaba para pagos con el móvil, así que no sabía dónde estaba físicamente la tarjeta.

Además, los cargos eran pequeños, así que no hacían saltar los sistemas de aviso del banco, que alertan a un cliente cuando se produce un cargo importante. Por eso mismo, el propietario no detectó los cargos en su cuenta hasta pasados unos meses.

Finalmente, en el mes de agosto se dio cuenta, revisando los extractos de su tarjeta, y denunció ante la Policía Nacional. Los agentes acudieron a las empresas concesionarias de autopistas, y así pudieron identificar el vehículo y a su conductora, que usaba la tarjeta (la Policía no aclara cómo la había conseguido) en sus viajes por toda España.

La detenida fue puesta en libertad con cargos, acusada de un delito continuado de estafa.

Contra el fraude

Aprovechando ese caso, la Policía Nacional da una serie de consejos para evitar este tipo de estafas:

- No dejar las tarjetas, estén activadas o no, al alcance de otras personas una vez que la entidad financiera nos la entregue o nos las envíe por correo

- Tener un control sobre las tarjetas, y conocer cuántas tarjetas poseemos,

- Es muy habitual tener más tarjetas bancarias de las que son necesarias. La Policía recomienda «rechazar las que no vamos a utilizar, ya que gran cantidad de tarjetas bancarias, supone en muchas ocasiones una pérdida de ese control, al no ser utilizadas de forma habitual y por lo tanto acabar olvidadas».

- Destruir las tarjetas cuando estén caducadas o no se vayan a utilizar por diferentes motivos.

- Realizar un control periódico, al menos semanalmente, de los extractos bancarios a través de las diferentes aplicaciones bancarias on-line o en la propia entidad, para comprobar si los cargos en nuestras cuentas son realmente propios o por si al contrario son fraudulentos. Hay que recordar que dichas estafas se pueden hacer tanto de forma física, como es en el caso que nos ocupa, como a través de internet.

- En caso de falta de uso, pérdida, extravío o sustracción, proceder a la anulación de la tarjeta bancaria. Las entidades financieras o entidades emisoras de tarjetas bancarias (VISA, AMERICAN EXPRESS, etc.) poseen líneas telefónicas habilitadas o a través de sus aplicaciones on-line en internet, que son las maneras más rápidas de proceder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos