Detectado «un caso aislado» de legionelosis en una mujer de 71 años

Detectado «un caso aislado» de legionelosis en una mujer de 71 años
Javier Belver. EFE

La paciente se encuentra ingresada en el Hospital Los Manzanos y evoluciona favorablemente de la enfermedad

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

El Hospital Los Manzanos comunicó el pasado martes al Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública y Consumo la detección de un caso de legionelosis. La afectada es una mujer de 71 años que ingresó en el complejo hospitalario el día anterior.

La paciente, que según rioja2.com es vecina de la capital riojana, comenzó a presentar los síntomas el pasado 15 de junio y no contaba con antecedentes de interés en cuanto a riesgo de legionelosis, es decir, no había realizado viajes ni presentaba ingresos anteriores por asuntos similares.

Así, el pasado lunes se produjo la hospitalización y al día siguiente se llevó a cabo la comunicación del caso por parte del Hospital Los Manzanos. A partir de ese momento, se comenzó a aplicar el protocolo habitual en este tipo de situaciones y el Servicio de Epidemiología dio traslado de lo ocurrido al de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental.

Acto seguido, se gestionó la correspondiente investigación ambiental en la que se determinó que el contagio presentaba un origen comunitario y no hospitalario. De igual manera, desde la Consejería de Salud se recalca que éste es «un caso aislado» de contagio por Legionella. «Y no un brote», se apunta al mismo tiempo que se expone que la paciente evoluciona favorablemente en el Hospital Los Manzanos.

La aparición de esta enfermedad no resulta extraña, sobre todo durante el verano. De hecho, según publicó Diario LA RIOJA en octubre del año pasado, hasta ese momento del 2018 se habían contabilizado 18 casos «todos ellos aislados» en la región, de los que el 89% se presentaron en varones y el resto (un 11%) en mujeres. La media de edad de los afectados fue de 64 años.

Consejos de prevención

La página web de Riojasalud cuenta con un apartado concreto en el que se detallan las medidas de prevención más eficaces para evitar la aparición de legionelosis. En ese mismo emplazamiento se explica que la infección se contrae a través de la «inhalación de aerosoles» y que no se transmite «al beber agua, ingerir alimentos, de persona a persona, ni de animal a persona».

Al ser la Legionella una bacteria que vive y se desarrolla en medios acuáticos naturales, las medidas de prevención dependen del tipo de instalaciones con las que cuente el edificio en cuestión, bien sean depósitos, aljibes, sistemas de agua caliente centralizados, termos eléctricos o jacuzzis y bañeras de hidromasaje, entre otros. Aun así, y con carácter general, se debe tender a «evitar el estancamiento del agua, la acumulación de nutrientes y el rango de temperaturas en el cual la bacteria se desarrolla». No en vano, a menos de 20ºC, la Legionella muere, a partir de 45ºC deja de multiplicarse y a más de 70ºC también fallece. .

Temas

Rioja