Desafíos de alta graduación

Reunión mantenida ayer en la Consejería de Agricultura.  :: s.tercero/
Reunión mantenida ayer en la Consejería de Agricultura. :: s.tercero

La Federación Española del Vino pide a La Rioja que persevere en la lucha contra la «demonización» legislativa del sector

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO.

El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, reclamó ayer al Gobierno de La Rioja que persista en su apoyo para evitar la «demonización» del sector ante las futuras regulaciones del alcohol con el fin de que el vino «tenga un trato diferenciado como producto y alimento». Benítez realizó esta demanda momentos antes de reunirse, en Logroño, con los consejeros de Agricultura y Salud, Íñigo Nagore y María Martín, respectivamente.

El responsable de la FEV pidió «apoyo» al Gobierno de La Rioja para «que trabaje junto al Ejecutivo de la Nación contra las amenazas que nos vienen». Por un lado, la regulación nacional de menores sin alcohol y, por otro, las legislaciones «muy restrictivas» que están preparando «muchos países, queriendo convertir al alcohol en el nuevo tabaco, cuando las pautas de consumo de vino no tienen nada que ver con las adiciones, con algunas excepciones evidentemente».

En el área más agrícola, Benítez señaló los desafíos que plantean la nueva Política Agraria Común (PAC) y «todo lo que se refiere a medidas de protección del viñedo contra el cambio climático». Asimismo abogó para que los planes nacionales de apoyo «que han venido aprovechando» las bodegas españolas «se manejen de la manera más eficaz posible», cuestión en la que destacó la gestión realizada por el Gobierno riojano.

Por su parte, Nagore advirtió de «la importancia» de que la legislación nacional y la estrategia comunitaria de vino y alcohol «estén bien orientadas, porque de lo contrario pueden perjudicar enormemente al sector vitivinícola, que es tan importante en La Rioja». A su juicio se trata de «prevenir, pero también de educar en la cultura del vino, y separar lo que es la problemática del consumo de los alcoholes de alta graduación del vino y de la cerveza». En este sentido, el consejero confirmó que el Ejecutivo regional seguirá manteniendo una actitud «beligerante».

Por último, y en relación con la PAC, Nagore defendió que el sector vitivinícola «tiene que tener un apartado diferenciado y conservar los programas nacionales de apoyo», que en el caso de La Rioja suponen alrededor de «16 millones de euros anuales para inversiones en bodegas, promociones en países terceros o reestructuración».

Más

 

Fotos

Vídeos