Curvas de concurso

Raquel Colas en su última sesión de fotos. / Justo Rodriguez

Raquel Colás es la logroñesa encargada de representar a La Rioja en el 'Curvy Fashion Model', que celebrará su final en octubre

GEMMA BENITO/R.G.L.

La belleza es algo que no tiene número y mucho menos talla. Es intangible, variada e incluso relativa. Raquel Colás es la logroñesa encargada de representar a La Rioja en el 'Curvy Fashion Model', que celebrará su final en octubre.

Las redes sociales, su pareja y su madre son las culpables de que esta enfermera itinerante, que va de pueblo en pueblo, se presentara a este concurso con cierto tinte reivindicativo: «Por un lado se diversifican tallas, cuerpos y los tipos variados de belleza. También se reivindica que la belleza debe estar ligada con la salud. Siempre habrá belleza en un cuerpo saludable», valora. Por ello, y como madre de dos hijos, considera importante que «los más pequeños aprendan que para crecer bellos deben comer sano y hacer ejercicio, pero nunca obsesionarse buscando la extrema delgadez, porque eso no es salud y, por ende, no es bello», afirma.

Raquel se muestra muy ilusionada con su candidatura: «Me parece algo muy bonito y especial poder representar a mi tierra, a La Rioja en este certamen», afirma, para destacar que el movimiento 'curvy' se «está poniendo de moda», algo que califica de «bonito» porque «todas las mujeres somos bellas, somos mujeres reales, con curvas. Todas somos diferentes y eso es lo que nos hace únicas y bellas», valora.

«Todas somos diferentes y eso es lo que nos hace únicas y bellas»

Para ser la candidata de La Rioja en la 'Curvy Fashion Model' se presentó, junto a otras veinte compañeras, a un casting celebrado en Logroño. Allí le tomaron las medidas, algunos datos, le hicieron fotos e incluso realizó un simulacro de desfile y una entrevista personal. Dos semanas después Raquel Colás recibía la llamada que le comunicaba que sería la representante regional en el certamen. La final a nivel nacional se celebrará en el mes de octubre, y en ella se darán cita varias agencias de modelos de carácter internacional procedentes de ciudades con gran protagonismo en el mundo de la moda, como Milán.

Raquel afronta este reto con ilusión y ganas pero también con trabajo, ya que «si te propones algo y luchas por ello, lo consigues», sentencia. Aunque éste no deja de ser un concurso que mide la belleza, califica de «absurdo» estandarizar cómo debe ser el cuerpo, la cara o la piel tanto de una mujer como de un hombre.

El adjetivo 'curvy' desfila ya por las pasarelas de moda de gran parte del mundo. La realidad es más grande que una talla 32. Y prueba de ello es este tipo de concursos, donde la belleza no es un número sino, simplemente, una actitud. Como la de Raquel Colás, nuestra representante.

 

Fotos

Vídeos