La Guardia Civil celebra sus 175 años como «orgulloso servidor público»

Acto institucional, este lunes en Logroño / Sonia Tercero

La Comandancia de La Rioja ha acogido el acto solemne en el que se han entregado los distintivos al mérito y los diplomas a los agentes más veteranos

Nuria Alonso
NURIA ALONSOLogroño

Mucho ha llovido desde aquel 13 de mayo de 1844 en el que el segundo duque de Ahumada, Francisco Javier Girón y Ezpeleta, firmaba el decreto que fundaba la Guardia Civil, que ya en su primer artículo definía su carácter mixto: «La guardia civil depende del ministerio de la Guerra por lo concerniente á su organización, personal , disciplina material y percibo de sus haberes, y del ministerio de la Gobernación por lo relativo á su servicio peculiar y movimientos» (Gaceta de Madrid, 14-V-1844).

Han transcurrido 175 años desde aquella lejana fecha pero los valores de «servicio público, disciplina, constancia y responsabilidad» que inspiraron su nacimiento permanecen hoy incólumes. Así lo trasladó ayer el coronel José Raposo Casares, jefe de la 10ª Zona de la Guardia Civil en La Rioja, que este lunes ha presidido la celebración en Logroño.

A la ceremonia institucional, que ha acogido la Comandancia de la Guardia Civil de la capital riojana, han asistido autoridades de las instituciones riojanas, como el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros;el delegado del Gobierno en La Rioja, José Ignacio Pérez Sáenz, o la presidenta delParlamento de La Rioja, Ana Lourdes González, entre otros.

«La Guardia Civil es garante de la libertad, la ley y el orden»

El coronel jefe José Raposo Casares insistió ayer en el valor de la Guardia Civil como «garante de la libertad, de la ley y del orden» de la sociedad española. Raposo Casares detalló que ese objetivo se sustenta en la «renovación del compromiso de servicio público», el mantenimiento de los «valores que caracterizan a la institución» y el recuerdo a los efectivos que han formado parte del cuerpo armado desde su fundación, porque «son un ejemplo a seguir y un modelo a imitar».

Distintivos al mérito

El acto se ha iniciado con la lectura del decreto fundacional de la Guardia Civil y ha proseguido con la imposición de los distintivos blancos al mérito a cuatro integrantes de la comandancia riojana en un emotivo momento cuyo silencio solo se vio roto por el aplauso de los asistentes.

También se ha homenajeado a dos guardiasciviles que desde este lunes pasaban del servicio activo a la reserva. Uno de los dos condecorados, Manuel Martínez Casasola, ha reiterado en su intervención el orgullo por formar parte de «la vocación de servicio público» que ha encarnado siempre el cuerpo y quiso agradecer a las familias su entrega y acompañamiento en todo momento.

Leer más

Asimismo, el evento ha servido para rendir tributo a cuatro veteranos del instituto armado, que han desplegado su actividad en La Rioja. Durante la emocionante entrega de diplomas también hubo tiempo para recordar a los agentes que este año han fallecido en acto de servicio.

Seguidamente, ha tomado la palabra el coronel jefe de la Zona de La Rioja, José Raposo Casares, que ha desgranado la llegada de la Guardia Civil a La Rioja en el mismo año de su fundación nacional o cómo se estableció primero en Logroño y Ausejo para luego ir creciendo paulatinamente tanto en efectivos como en presencia territorial.