UGT afirma que el adelanto de los exámenes en la ESO «penaliza a los buenos estudiantes»

Insistituo de Educación Secundaria de Logroño./L.R.
Insistituo de Educación Secundaria de Logroño. / L.R.

El sindicato recuerda que las calificaciones se entegaron el día 7 de junio y el curso finaliza el día 24 de junio

LA RIOJA

La Federación de Empleados de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores (FeSP-UGT) de La Rioja ha denunciado este miércoles que el adelanto de exámenes, de septiembre a junio en la ESO, «penaliza a los buenos estudiantes y atenta contra la calidad de la enseñanza», según recoge Efe en una nota.

El sector de Enseñanza de UGT ha criticado que la situación actual hurta al alumnado más de dos semanas de clase, incumpliendo en la práctica los 175 días lectivos que establece la LOMCE.

El sindicato ha destacado que el año pasado la Consejería de Educación tomó la decisión unilateral de trasladar los exámenes de la ESO de septiembre a junio, lo que provocó «gran desconcierto y caos» en los centros educativos por la dificultad de gestionar la atención al alumnado con materias pendientes y los que habían aprobado todo.

El propio consejero de Educación en funciones, Alberto Galiana, reconoció importantes desajustes y problemas en los institutos de secundaria, y le obligó a crear una comisión de expertos para mejorar la situación caótica.

La misma orden reguladora

UGT ha considerado que «poco se ha avanzado» al respecto, ya que la orden que regula el final del presente curso es «exactamente la misma que en el pasado ocasionó tantos problemas».

Ha precisado que «el adelanto de los exámenes ha descolocado el calendario escolar en la ESO y FP, reduciendo el tiempo real de clase y el contenido curricular que reciben los estudiantes; así como el alumnado que ha aprobado debe asistir al centro pero »la realidad es que o no acuden o no hacen gran cosa« ya que las calificaciones se han entregado el día 7 de junio y el curso finaliza el día 24 de junio.

También ha subrayado que el sindicato ha presentado diferentes propuestas, similares a las de otras Comunidades, como País Vasco y Comunidad Valenciana, pero «la Consejería de Educación desechó todas ellas».