Comienza el juicio a un logroñés acusado de abusar de un menor en un colegio de Bilbao

Exterior del colegio Gaztelueta, en Lejona, donde supuestamente se produjeron los abusos /EL CORREO
Exterior del colegio Gaztelueta, en Lejona, donde supuestamente se produjeron los abusos / EL CORREO

La víctima y su familia abandonaron la capital vizcaína y se trasladaron a Haro por las amenazas recibidas tras denunciar los hechos | La Fiscalía pide para J.M.M.S., de 42 años, una pena de tres años de cárcel, que la acusación particular eleva hasta 10

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La Audiencia Provincial de Vizcaya juzga desde hoy jueves a J.M.M.S., un logroñés de 42 años de edad al que el Ministerio Fiscal imputa un delito continuado de abuso sexual y pide para él una pena de tres años de prisión. La acusación particular eleva su petición hasta los 10 años al aplicar la agravante de que la víctima era menor de edad en el momento de los presuntos hechos y de que se valió de su superioridad para someter al niño, que en la actualidad tiene 22 años y reside, junto a sus padres, en La Rioja.

La clave está en conocer qué sucedió en el interior del colegio Gaztelueta, un centro exclusivamente masculino y uno de los emblemas del Opus Dei en España. Allí, el profesor logroñés -un numerario de la prelatura ahora apartado de la docencia y que antes había ejercido en un centro de Logroño- se convirtió en el preceptor, una especie de guía académico y espiritual, de Markel (nombre ficticio del entonces menor) en sus dos primeros cursos de ESO (12-13 años).

Según el auto de procesamiento que dictó el juzgado de instrucción de Guecho, de la investigación se desprenden «indicios racionales de criminalidad» y sostiene que el docente logroñés le indicó al menor «que llevara acciones tales como quitarse la camisa y bajarse los pantalones, con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales. J.M.M.S. procedía entonces a tocarle las piernas, el pecho, los muslos, el cuello, los brazos, las nalgas y los genitales. Asimismo y con el propósito de satisfacer sus deseos lúbricos, durante otras sesiones le requería para que se masturbara en su presencia...». Completa el auto que el preceptor le ordenaba «que se sentara encima de sus rodillas para enseñarle las notas académicas en el ordenador, con el propósito de provocar su propia erección».

Esos presuntos abusos tuvieron lugar durante las tutorías (preceptuaciones, especifica el auto) que mantenía con Markel y que, a diferencia de lo que sucedía con otros alumnos, eran más frecuentes y prolongadas. Tanto que, según el expediente judicial algunas semanas tenían lugar hasta en tres ocasiones, cuando con el resto de estudiantes no superaban las dos veces al mes.

Leer más

De esa manera el imputado generó «una situación real de dominio y sumisión» sobre el menor que le habilitó para abusar de él «sin posibilidad de discusión» limitándose «a cumplir las órdenes que recibía». La consecuencia para Markel fue «una situación de malestar psicológico intenso que le impidió reaccionar ante los abusos de que estaba siendo objeto y comunicarlos a sus padres o a sus compañeros, ya que el preceptor logró aislarle de su entorno» consiguiendo que fuera «ridiculizado por sus compañeros».

Esa situación de exclusión hizo que los padres cambiaran al menor de centro y denunciaran el acoso e informaran de los abusos al centro que, según la familia, no hizo nada. Al cumplir la mayoría de edad Markel decidió denunciar al docente y tras una ardua investigación hoy se abre el juicio oral en el que el fiscal también pide condenar al colegio como responsable civil subsidiario.

LA CRONOLOGÍA

2008
:
Septiembre:
Markel comienza Secundaria en el colegio Gaztelueta de Leioa (centro masculino del Opus Dei). J.M.M.S., numerario de la prelatura, es su preceptor.
2010
:
Junio:
Tras dos años en los que, denuncia, sufre acoso y abusos sexuales, se traslada a otro centro.
2011
:
Mayo:
Los antiguos compañeros del centro acosan a Markel a través de Tuenti. La familia denuncia los hechos y el abuso sexual ante el colegio, la Fiscalía de Menores y el servicio de Inspección de Educación del Gobierno Vasco.
Septiembre:
J.M.M.S. se traslada a Australia a estudiar inglés.
20'12
:
Mayo:
El caso llega a su fin en la Fiscalía de Menores. Dos antiguos compañeros de Gaztelueta reconocen el acoso. La familia no denuncia el abuso atendiendo al consejo de los médicos que atienden a Markel.
Diciembre:
El diario 'El Mundo' informa de los presuntos abusos. El centro envía una carta a los padres en la que critica el trato recibido por el profesor y sostiene que no hay pruebas que acrediten las acusaciones. «Tenemos el testimonio de profesores y alumnos que contradicen los supuestos hechos publicados», dicen en la misiva.
2013
:
Enero:
Juan Calparsoro, antiguo fiscal superior de La Rioja y en ese momento al frente de la fiscalía del País Vasco, abre una investigación.
Abril:
La familia, tras recibir varias amenazas se traslada a La Rioja.
Septiembre:
La Fiscalía archiva provisionalmente el caso por falta de pruebas. Hace hincapié en que el relato de la víctima es «coherente».
2015
:
Enero:
Tras remitir la familia una carta al papa Francisco, la justicia eclesiástica abre una investigación
Junio:
Markel, ya mayor de edad, denuncia los abusos en Guecho.
Octubre:
La Iglesia entiende que no hubo abusos.
2017
:
Enero:
El juez de instrucción procesa a J.M.M.S. por abusos sexuales.
2018
:
Enero:
La Fiscalía le imputa un delito de abusos sexuales continuado y pide 3 años de cárcel. El colegio es responsable civil subsidiario de la indemnización.
Febrero:
La familia eleva su petición a 10 años.
Octubre:
Comienza el juicio en la Audiencia Provincial de Vizcaya

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos