Una colonia de legionela pone de nuevo en alerta a 189 pisos de un bloque de Logroño

Uno de los carteles colgados en los portales afectados. /Miguel Herreros
Uno de los carteles colgados en los portales afectados. / Miguel Herreros

La comunidad de las calles Congreso 1, Senado 2 y Constitución 10-24 debe desinfectar el sistema de agua caliente después de que en el 2016 se registrara un afectado por la bacteria

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Las 189 viviendas repartidas en diez portales de las calles Congreso, Senado y Constitución en Logroño vuelven a tener la legionela en el punto de mira. Después de que la aparición de un brote en septiembre del 2016 llevara al ingreso de un vecino de 73 años y a activar el protocolo de desinfección a instancias de la Consejería de Salud, el bloque vuelve a detectar la bacteria en las conducciones del agua caliente. Como matizan fuentes de la comunidad de propietarios, ambos episodios no son comparables.

El de hace dos años registró un elevado nivel de concentración de legionelosis y se saldó con el citado traslado al Hospital San Pedro de un anciano que fue dado de alta a los pocos días. En esta ocasión, la presencia de la bacteria es de mucha menor entidad. Apenas una colonia que no ha provocado ninguna afección pero que, como advierten las notificaciones repartidas por el bloque, debe ser atajada lo antes posibles. Las mismas fuentes explican que tras la coyuntura suscitada en el 2016 y la pertinente adecuación de los circuitos de agua caliente se contrató una empresa para realizar controles mensuales de carácter preventivo. Ha sido en el último de los chequeos cuando se ha advertido de la incidencia, acordando desplegar de nuevo el protocolo de limpieza en profundidad las instalaciones que se desarrollará entre el lunes y el martes. Ello requerirá, como también especifica el comunicado, intervenir en todas y cada una de las viviendas de la comunidad para aplicar el tratamiento preciso, rogando «encarecidamente» a los responsables de los pisos vacíos que procuren a los técnicos facilitar el acceso en las fechas señaladas. Todo apunta a que es precisamente la falta de uso de algunas de esas viviendas la que podría haber generado el rebrote. «Son muchos portales y el circuito resulta un laberinto de tuberías», comentan desde la comunidad de propietarios. «La empresa efectúa 'choques términos' periódicamente elevando la temperatura del agua y dejándola correr para evitar la aparición de la bacteria; sin embargo, en las casas que permanecen desocupadas no se abren los grifos para que el flujo se complete y ahí puede surgir el inconveniente».

La nota emitida por parte de la empresa encargada advierte de que en los días indicados se va a proceder a la desinfección a base de cloro del agua caliente, advirtiendo que no se podrá usar en las dos jornadas que ocupara el tratamiento. Insiste en que los técnicos deberán tener acceso a la totalidad de los grifos, subrayando que aunque la bacteria habrá desaparecido con toda probabilidad con las acciones de limpieza y desinfección, no habrá constancia absoluta hasta disponer de los análisis definitivos y se recomienda no utilizar las alcachofas de las duchas.

El último caso de legionelosis declarado este año ante Salud data de la segunda semana de octubre. En los meses previos se contabilizaron otros tres: dos en la localidad de Villamediana y otro en el número 30 de la calle Luis Barrón de Logroño.

 

Fotos

Vídeos