El Colegio de Médicos de La Rioja apela a transmitir los valores de la Medicina

Inmaculada Martínez, presidenta del Colegio Oficial de Médicos. /Fernando Díaz
Inmaculada Martínez, presidenta del Colegio Oficial de Médicos. / Fernando Díaz

Inmaculada Martínez: «El dolor no solo se mide en el daño físico infligido a un cuerpo sino también en la profunda marca que deja en el ánimo de los profesionales de la Salud, que estamos hartos de esta situación»

LA RIOJALogroño

El Colegio Oficial de Médicos de La Rioja ha pedido hoy ayuda a la sociedad para «transmitir los valores de la Medicina, que sustentan la necesaria concepción de la figura del médico como un profesional con autoridad, pero cercano, que cuida de sus pacientes y se esfuerza por conseguir una sociedad sana».

En este sentido se ha pronunciado hoy en una nota su presidenta, Inmaculada Martínez Torre, tras las recientes agresiones, por parte de pacientes, a personal sanitario en La Rioja y otras regiones españolas.

Martínez Torre se ha referido, como último episodio violento en la sanidad riojana, el registrado el pasado día 30, cuando «un paciente se abalanzaba sobre una auxiliar del Hospital San Pedro de Logroño para hacerle daño. Buscaba lastimarla, quería partirle la cara, literalmente, y consiguió fracturarle la nariz», ha lamentado la presidenta de la institución colegial.

Ha explicado que «el dolor no solo se mide en el daño físico infligido a un cuerpo», sino, también «en la profunda marca que deja en el ánimo de los profesionales de la Salud, que estamos hartos de esta situación».

«Exigimos protocolos, que se cumplen a la perfección, pero nuestra llamada de auxilio no solo es a las instituciones, es a la sociedad en general», ha recalcado.

Los médicos, ha añadido, «no queremos ser vistos como una autoridad que mira desde arriba a sus pacientes, no lo somos».

«Nos dejamos la piel -ha proseguido- para cuidar de la salud, incluso aún cuando el diagnóstico no es del agrado de quién tenemos enfrente» y en «nuestro Código Deontológico, la salud del paciente es la que prima por encima de todo nuestro ejercicio profesional«.

Además de diagnosticar y curar, «los médicos tenemos una nueva tarea, la educadora», ha enfatizado y también ha indicado que «solo desde la educación conseguiremos que nuestras generaciones futuras continúen viendo a su médico como un aliado, un amigo, un brazo cercano en el que apoyarse».

En esa tarea, «también nos vamos a dejar la piel, pero necesitamos que todos estemos involucrados», ha asegurado y ha concluido que «defender la dignidad de la profesión es defender la salud de la sociedad y en esta llamada de auxilio estamos todos juntos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos