Una ciudad para estudiar

Siham Ayachi posa en la azotea de su universidad en Montreal. :: L.R./
Siham Ayachi posa en la azotea de su universidad en Montreal. :: L.R.

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Asegura la joven logroñesa Siham Ayachi que lo que más echa de menos es «el clima, el chocolate caliente con churros, el buen aceite de oliva y, sobre todo, a mi familia y amigos». Y es que esta estudiante de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática en la Universidad de La Rioja cursa el tercer año del grado en Montreal (Canadá), donde se encuentra desde agosto. Valora este intercambio como «una gran oportunidad» y confiesa que eligió su destino porque «Montreal fue nombrada el año pasado la mejor ciudad para ser estudiante, una cosa que quería comprobar por mi cuenta y la verdad es que uno se puede dar cuenta desde que baja del avión porque a los estudiantes internacionales nos dan preferencia en las aduanas y nos dirigen por una fila diferente a la general».

Así, la primera impresión ya fue buena para Siham, quien, además, asegura que «tenía unas expectativas muy altas sobre cómo iba a ser Montreal, la gente y el ambiente, y después de los meses que llevo aquí puedo decir que se han cumplido». Al ser una ciudad en la que se habla inglés y francés, la estudiante logroñesa de 19 años estaba «muy emocionada» por poder practicar y mejorar ambos idiomas. En resumen: «Es una ciudad que recomendaría a todo el mundo, es incluso mejor que la capital».

«Hay que hacer hincapié también en todas las costumbres, tradiciones y cultura. Puede que parezca un poco tonto, pero todos los estudiantes de intercambio europeos nos sorprendimos de que podemos pedir en cualquier bar que nos rellenen la botella de agua y lo harán sin problemas», expone Siham. Y apunta, además, que «aquí todos los precios están sin impuestos por lo que, aunque un producto parezca barato, siempre nos costará más después de pasar por la caja, y lo mismo pasa con los restaurantes, en los que tienes que añadir el 15% de propina».

«Montreal es una ciudad en la que perderse por sus calles porque te hará descubrir nuevas cosas», describe Siham. Por ejemplo, «si uno quiere tener las mejores vistas de la ciudad deberá subir al Mount Royal», recomienda. «Todas las semanas hay eventos y festivales, nunca se puede aburrir uno», opina. Y subraya la multiculturalidad, «eso nos da la oportunidad de conocer la gastronomía y sus costumbres».

 

Fotos

Vídeos