EL CEREAL ARRASA

JUAN QUINTANA LA TRILLA

La climatología de este invierno y primavera ha sido muy anómala. Hemos pasado de una intensa sequía a una pluviometría abundante y constante. Este exceso de lluvias ha tenido algunas consecuencias negativas, como las grandes inundaciones del Ebro, la proliferación de hongos, el retraso y ralentización de muchas labores del campo, desde la siembra a la cosecha, etc. Sin embargo, el balance general es positivo, con grandes cosechas, pastos abundantes y duraderos, máximos históricos en los embalses, etc.

El cereal es un claro ejemplo. De acuerdo con las cifras de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España, la estimación de producción de cereales de otoño-invierno para la campaña 2018/2019 se estima por encima de los 20,5 millones de toneladas; un incremento de más del 55% respecto a la anterior y pasa de unos rendimientos medios de 2,3 t/ha a más de 3,7. Un aumento muy significativo, si bien es cierto que 2017/2018 fue un año de escasas producciones por la sequía.

En el caso de La Rioja las producciones de trigo blando se espera alcancen las 142.500 toneladas, lo que supone un crecimiento del 31,2%. En cebada la cifra ronda las 100.000 toneladas (incremento del 46,6%).

El Consejo Internacional de Cereales prevé una producción mundial de 2.089 millones de toneladas y estima que el consumo se aproxime a los 2.136 millones de toneladas, lo que genera un déficit de más del 2%, que forzará a los comercializadores a dar salida a los stocks. El contexto en el que este año se mueven nuestros cerealistas es inmejorable: elevadas producciones y altos precios, lo que previsiblemente permitirá hacer buena caja.

Sin embargo, por el momento los precios no han repuntado de manera sustancial y sostenida. El motivo fundamental es el retraso de la cosecha debido a las lluvias. Ahora hay que confiar en que se invierta la tendencia y que en un contexto alcista, los agricultores puedan obtener buenos réditos por su producto, sobre todo si tienen capacidad de maniobra para esperar el previsto y deseado repunte de las cotizaciones.

 

Fotos

Vídeos