De la 'cepa a la copa'

La elaboración por el pisado tradicional ha pasado casi a la historia, aunque aún quedan bodegas que siguen elaborando así alguno de sus vinos comerciales. Es el caso del Jarrarte (vino del año de maceración carbónica) de Abel Mendoza, que el pasado sábado se introdujo con las botas y el horquillo en el lago de hormigón para elaborar este vino para el que utiliza las uvas de los viñedos más cercanos al río. En el lago de hormigón se introducen los racimos y se pisan y remueven con el horquillo para nuevos, y nuevos, pisados. Entre 24 y 48 horas se están estrujando las uvas y, mientras, el vino reposando (es el llamado vino del trasnocho...). Vino en estado puro, de la cepa a la copa con todas sus consecuencias y el mejor testigo de la propia añada. Los restos de la pisada irán después a una prensa, de la que Mendoza obtendrá sobre el 8% adicional del vino final Jarrarte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos