Casado acusa en Logroño al Gobierno de emplear los recursos públicos para hacer campaña

Casado, este sábado en Logroño./L.R.
Casado, este sábado en Logroño. / L.R.

Según el líder del PP, parece que «ahora» el Ejecutivo en funciones «sí que quiere desbloquear la entrega a cuenta a las comunidades autónomas de miles de millones de euros»

LA RIOJALogroño

El presidente del PP, Pablo Casado, ha acusado este sábado al Gobierno de instrumentalizar las instituciones y los recursos públicos para hacer campaña, tras la publicación de informaciones sobre los pasos que está dando el Gobierno para abonar partidas a las comunidades.

En una visita a en Logroño a con motivo de las Fiestas de la Vendimia, Casado se ha referido, en declaraciones a los periodistas, a una información del diario El País que apunta a que Hacienda ha diseñado una solución para desbloquear 4.500 millones de euros para realizar los pagos a las autonomías antes de que acabe septiembre.

Relacionada

Según el líder del PP, parece que «ahora» el Ejecutivo en funciones «sí que quiere desbloquear la entrega a cuenta a las comunidades autónomas de miles de millones de euros». «No es serio. A favor sí, pero hasta hace cuatro días era imposible por un informe de la Abogacía del Estado que lo hacía imposible», ha subrayado.

Para Casado, ahora parece que se puede «porque hay elecciones», lo que ha calificado de «un paso más en la instrumentalización muy negativa de las instituciones y los recursos públicos para hacer campaña, que no es admisible».

Según el presidente del PP, el Ejecutivo «se ha hecho con el CIS, se ha hecho con la televisión publica y se ha hecho con los reales decretos y se amenaza con hacerlo con las pensiones«, y »ahora se hace con la entrega a cuenta para pagar la sanidad, la educación y los servicios sociales«. »Se están cruzando líneas que nunca se había cruzado«, ha asegurado.

Fuentes del PP consideran que, tras «someter» a las administraciones locales y autonómicas a una «presión y un »chantaje impropio« negando que existiera forma de hacer llegar esos fondos, los pasos para el desbloqueo de los mismos constituyen un »anuncio electoralista« y el »aprovechamiento de la administración para uso partidista del Gobierno«.

«Nunca un Gobierno había extorsionado de esta forma a los ciudadanos a través de las administraciones territoriales. Ahora, cuando las elecciones son inminentes, aceptan que no existe problema para pagar sus deudas», han abundado las mismas fuentes del PP, que aseguran que analizarán las «responsabilidades» en que pueda haber incurrido el Gobierno por negar previamente esa solución.

«Bildu no puede ser socio de ningún partido constitucionalista»

Además, Casado ha afirmado este sábado que es necesaria una reflexión sobre si en democracia Bildu puede ser socio de un partido constitucionalista como el PSOE. El dirigente popular se ha referido a la petición que ha hecho Bildu al Parlamento vasco para declararle a él «persona non grata» en Euskadi, algo que le da «igual», ha afirmado, porque él no es «una persona importante para ir o no» a esa región, a la que «por supuesto» va a seguir yendo.

Pero cree que esa propuesta simboliza «algo que lleva pasando demasiadas décadas en el País Vasco», el que «hay niños que no son gratos por ser hijos de guardias civiles, que hay funcionarios que no son gratos en la plaza convocada por no hablar la lengua cooficial y que hay familias que no son gratas y se tienen que ir de allí porque no comulgan con el nacionalismo excluyente».

«Hay una enfermedad social si alguien piensa que una persona no puede visitar una comunidad autónoma por tener una ideología o por defender la libertad«, ha incidido el líder popular. Asiste a esta situación, ha proseguido, »con tristeza y con preocupación« porque »ese partido, Bildu, ha sido imprescindible para llevar al Gobierno de Navarra al PSOE« y »nadie puede dormir tranquilo si Bildu tiene una posición relevante en la política española«.

Por eso, cree que «es hora de que todos los partidos constitucionalistas, incluido el PSOE, hagamos una reflexión de que en democracia no todo es asumible».

Y de que «un partido que nos quiere echar a algunos de una parte tan bonita de España o que no ha condenado los 800 asesinatos de la banda terrorista ETA, no puede ser socio ni en Navarra, ni en el País Vasco, ni en ningún sitio», ha concluido.