Las carreteras riojanas cierran el semestre con 6 muertes, la cifra más baja en 50 años

Tres de los siniestros mortales ocurrieron en la red estatal -N-113, N-120 y N-232-, dos en la autonómica -LR-254 y LR-346- y el otro en casco urbano

J. I. GASCO

Logroño. La red viaria riojana ha cerrado el primer semestre del año con seis accidentes de tráfico mortales en los que perdieron la vida seis personas, según confirmaron fuentes de Tráfico en La Rioja, que destacaron que esta cifra es la más baja en el último medio siglo. Algunos de los años más trágicos en la región registrados fueron 1994, con 17 muertes entre enero y junio; 1997 y 1998, ambos con 30 fallecidos en ese mismo periodo; el 2002, con 33; o el 2004, con 35 víctimas mortales.

De los seis siniestros mortales de este año, solo uno de ellos se produjo en un casco urbano y los cinco restantes en la red viaria de la región.

Tres de los accidentes mortales de tráfico se produjeron en la Red Nacional del Estado: uno en la N-113, entre Valverde y Cervera del Río Alhama; otro en la N-120, en Grañón; y el tercero en la N-232, a su paso por término de Fonzaleche.

Otras dos víctimas mortales se registraron en la red autonómica de carreteras, en concreto en la LR-254, en términos de Entrena; y en la LR-346, en Ribafrecha. El otro siniestro fatal se produjo en la LR-210, pero dentro del casco urbano de San Vicente de la Sonsierra.

Por meses, abril fue el más trágico con dos víctimas mortales, mientras que en febrero, marzo, mayo y junio se contabilizó un fallecido en cada uno de ellos.

Por causas, la principal fueron las colisiones, en cuatro de los siniestros con víctima mortal, seguido de las salidas de vía, circunstancia que se registró en los dos accidentes fatales restantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos