Cáritas alerta contra la «fatiga de solidaridad»

El obispo Carlos Escribano, flanqueado por José Luis García Verde y Juan Antonio Meléndez, esta mañana en la sede logroñesa de Cáritas. / Juan Marín

La entidad atendió el pasado año a 3.259 usuarios, benefició a 6.567 personas y destinó 253.301 euros a ayudas económicas directas

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

«Cáritas fue necesaria ayer, es necesaria hoy y, lamentablemente, lo seguirá siendo mañana». La entidad, que ha presentado esta mañana la memoria del 2018, ha alertado de una cierta fatiga de solidaridad y ha animado a la sociedad riojana a dar un nuevo ejemplo de generosidad desde este próximo fin de semana con la puesta en marcha de una campaña institucional bajo el lema 'Pon en marcha tu compromiso para mejorar el mundo' y la celebración, el domingo, del Día de la Caridad.

Cáritas La Rioja, en 2018, atendió de forma directa a 3.259 personas, benefició a un total de 6.567 personas y computó 36.001 respuestas, con una partida total destinada a ayudas económicas directas de 253.201 euros, según han detallado en su comparecencia Carlos Escribano, obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño; Juan Antonio Meléndez, coordinador general de Cáritas La Rioja; y José Luis García Verde, secretario general de la entidad.Desde el pilar fundamental en la atención de Cáritas, las 59 acogidas parroquiales, en el 2018 se ofreció apoyo a 2.075 personas, 386 de ellos nuevos usuarios, con un total de 5.383 beneficiarios y 16.518 respuestas. «Asistimos a una cronicidad de la pobreza, pero también sigue haciéndose visible la vulnerabilidad en nuevas familias«, ha advertido Meléndez, que ha señalado que »es una pobreza joven, ya que la mitad de las personas atendidas se mantiene en la franja de 25 a 44 años, con rostro mayoritariamente femenino, el 66%, aunque en el caso de la acogida parroquial la mujer viene a solicitar ayuda para toda la familia«.

Por cuantías económicas, en total se destinaron 130.738 euros a ayudas monetarias directas en las acogidas parroquiales, una cifra a la que hay que añadir los 122.562 euros del Fondo de Solidaridad, con lo que el montante total en ayudas económicas directas ascendió a 253.301 euros. El mayor gasto continuó siendo el relativo a vivienda (la partida de alquileres e hipotecas aumentó el 30%), y descendieron las de suministros o educación, una caída que la entidad atribuye a la implantación de ayudas públicas. «Cuando hay políticas sociales públicas de protección, podemos prescindir de estas inversiones en necesidades básicas y centrarnos en promover la salida de la pobreza de esa persona de otra forma más integral«, ha defendido Meléndez, que ha abogado por más políticas públicas centradas en el derecho a la vivienda.

El coordinador general de la entidad ha alertado, además, que los indicadores de la memoria del pasado año ofrecen un avance de lo que será el Informe Sobre Exclusión y Desarrollo Social en La Rioja, elaborado por la fundación FOESSA por primera vez en La Rioja y que se hará público en noviembre. «En este informe se constata el carácter determinante de la vivienda en las dinámicas de exclusión social, así como el desempleo y la precariedad laboral que provocan la consolidación del llamado 'trabajador pobre' y la mayor exposición a la exclusión social que padecen las familias con hijos«, ha explicado, para añadir que aunque »es cierto que en La Rioja la situación es mejor que en el conjunto del España«, también »se observa que las personas que estaban en situación de exclusión severa han sufrido un enquistamiento en esa situación y son muchas las personas que conforman lo que el informe denomina 'sociedad insegura': personas que se mueven en 'el filo de la navaja' y que intuyen que ante una eventual sacudida, en una nueva crisis, su sostén económico se quebraría«.

Pero el informe FOESSA también enciende otra luz de emergencia, al constatar que «la parte de la sociedad que vive en una situación acomodada muestra cierta fatiga de solidaridad«, ha avisado Meléndez, que ha invitado a la sociedad riojana a no bajar la guardia y a demostrar, como ha hecho en otras ocasiones, que es una sociedad solidaria».

2,3 millones en herencias

En este sentido, el coordinador general ha señalado que Cáritas La Rioja pudo invertir el año pasado 1.345.884 euros, el 24% más que en el 2017, gracias a la generosidad de los riojanos. Con unos ingresos totales de 3,2 millones, sin embargo el 72% de ellos llegaron desde el apartado de herencias, 2,3 millones. «Es algo que agradecemos porque nos permiten cubrir el ejercicio, ya que sin las herencias recibidas Cáritas habría cerrado 2018 con un déficit de más de 400.000 euros, pero no podemos olvidar que son puntuales. Por eso necesitamos que estos donativos se estabilicen a través de las cuotas periódicas como socios», ha incidido Meléndez.

«Lo que se pretende es ayudar a la sociedad a descubrir el mucho trabajo constante que se hace en nuestras Cáritas», he resaltado por su parte el obispo, Carlos Escribano, que ha alabado el trabajo y el compromiso de los voluntarios, 875 en la actualidad, y de los trabajadores de la entidad y ha apelado a la generosidad de la sociedad riojana.

Precisamente, este próximo fin de semana la entidad pondrá en marcha una campaña institucional bajo el lema 'Pon en marcha tu compromiso para mejorar el mundo'. El sábado 22 de junio, de 12 a 14.30 horas, voluntarios de los grupos de Logroño desarrollarán un acto de sensibilización previo en la plaza del Mercado, donde se realizarán diferentes actividades para todas las edades y se darán a conocer los relatos ganadores del I Certamen de Relato Corto convocado por Cáritas La Rioja. Al día siguiente, el domingo 23, con motivo del Corpus, la diócesis celebrará el Día de la Caridad y la colecta dominical de las parroquias se destinará a Cáritas La Rioja.