EL CARÁCTER COMÚN DE LA PAC

Tras las primeras lecturas del texto que presentó la Comisión Europea vimos inmediatamente que estamos ante un cambio sustancial desde el modelo actual basado en el cumplimiento de requisitos de elegibilidad hacia un modelo enfocado en el logro de una serie de metas con un fuerte componente medioambiental.

Este nuevo escenario plantea dudas, pues en nombre de la tan manida simplificación, el texto deja muchos espacios en blanco que antes estaban cubiertos por los reglamentos europeos otorgando un gran margen de subsidiariedad a los Estados miembros. La Comisión Europea dejará de ejercer cualquier control sobre el terreno de la gestión de las ayudas de la PAC y su papel se resumirá al seguimiento del nivel de cumplimiento de las metas establecidas por los Estados miembros. De acuerdo con la propuesta, los lemas principales son la simplificación y la subsidiariedad.

Se trata de una propuesta fuertemente influenciada por el momento de estrechez presupuestaria que se deriva de la salida de Reino Unido de la Unión Europea. A ello hay que sumar también las nuevas prioridades del Ejecutivo comunitario y de los Estados miembros en materia de Seguridad y Defensa e inmigración. Actualmente el futuro marco financiero plurianual para el periodo 2021-2027 está todavía en fase de negociación. En la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo tenemos la esperanza de que los recortes propuestos en el capítulo agrícola queden finalmente suavizados.

La PAC está ahora, en gran medida, en manos de los responsables de las finanzas en los Estados miembros, por lo que espero que el Gobierno de España se oponga con firmeza a esos recortes ya que se trata de la política europea de la que nuestro país recibe el mayor volumen de fondos. Mariano Rajoy, cuando era presidente del Gobierno, dejó clara su intención de que así fuese. Todos esperamos que Sánchez se posicione en esta misma línea y no deje de lado las necesidades del sector. Es importante además que se adopte una decisión sobre el marco financiero para el próximo periodo de programación lo antes posible, pues sin un acuerdo en materia presupuestaria no se podría avanzar en los trabajos legislativos necesarios para la adopción de los reglamentos sobre los distintos fondos europeos, incluidos los textos legislativos de la PAC.

Uno de mis objetivos como ponente del Parlamento Europeo de cara a la reforma de la PAC es luchar por lograr un reglamento que no socave la naturaleza común de la PAC y que siga situando al agricultor y al ganadero en el epicentro de esta política. Es de suma importancia lograr un equilibrio adecuado entre la necesidad de conceder a los Estados miembros la flexibilidad suficiente para adaptar la PAC a las especificidades nacionales y regionales, y la necesidad de mantener una política común fuerte.

La PAC debe seguir siendo una política europea estratégica y para alcanzar ese objetivo se necesitan dos ingredientes importantes: un presupuesto sólido y una gobernanza europea fuerte.

 

Fotos

Vídeos