Cantabrana niega las acusaciones de acoso laboral a trabajadores del Grupo Podemos

La dirección regional desmiente cualquier relación con el informe que inculpa al portavoz parlamentario y afirma que «nadie puede violar» las normas del partido

LA RIOJA

logroño. La guerra abierta entre la mayoría del Grupo Parlamentario Podemos y el Consejo Ciudadano Autonómico que encabeza Francisco Javier Garrido libró ayer su enésima batalla interna a raíz de un informe presuntamente elaborado por el comité de Seguridad y Salud de Podemos a nivel nacional del que se hizo eco Radio Rioja (Cadena SER) y que apunta al portavoz en el hemiciclo, Germán Cantabrana, como responsable directo del acoso laboral sufrido por trabajadoras del grupo morado en la Cámara.

El documento considera que los hechos analizados constituyen infracciones del máximo calado y da traslado de las conclusiones tanto al equipo de Recursos Humanos como a la Comisión de Garantías Democráticas, proponiéndoles que apliquen las «sanciones más graves» contra Cantabrana.

El aludido replicó a la noticia en una carta abierta a la militancia y que recoge Diario LA RIOJA (página 22) donde desmiente las acusaciones y apunta a la dirección regional como instigadora «para eliminarnos políticamente a mí y otros compañeros sin que importe el daño que le hacen a Podemos». «No van a parar hasta que tengan nuestras actas o puedan presentarse solos a las primarias, sin oposición», advierte para criticar que tanto este informe como otros «montajes» previos «siempre son procesos sin garantías». «En este caso, se copian frases literales de las falsas acusaciones vertidas por la ejecutiva y está instruido por un comité desconocido, no por la Comisión de Garantías», sostiene para añadir: «No voy a perder más tiempo dando explicaciones por hechos que son evidentemente falsos, ya que de no serlos estarían en los juzgados». «No ha habido acoso laboral», zanja.

El Consejo Ciudadano en La Rioja que comanda Garrido, y que ha suspendido cautelarmente de militancia a Cantabrana tras la decisión de la mayoría del Grupo Parlamentario de apartar a la diputada Natalia Rodríguez acusándole de sustraer documentación sensible, niega a través de un comunicado cualquier vinculación con la resolución estatal ahora aireada. Subraya, eso sí, que «Podemos se ha dotado de unas normas y reglamentos que establecen muy claramente la defensa de los derechos y el respeto a las personas como elemento fundamental». «Cualquier inscrito, militante cargo público u orgánico, se debe a esas normas; nadie, sea cual sea su estatus, puede violarlas (...) y si lo hace, debe ser considerado fuera de Podemos de forma inmediata». «Las únicas víctimas de este caso son las trabajadoras del Grupo Parlamentario por las actuaciones del señor Cantabrana», añade al tiempo que exige al portavoz, su inmediata dimisión y la devolución del acta, después de renegar también la autoridad del Consejo que el lunes se ha citado con el resto de diputados -Juan Calvo y Ana Carmen Sainz- para tratar las líneas de actuación.

 

Fotos

Vídeos