Cameros ya tiene su sello

Antonia Sáinz, de Patés El Robledillo, en su tienda-museo de Ortigosa de Cameros. :: p. h./
Antonia Sáinz, de Patés El Robledillo, en su tienda-museo de Ortigosa de Cameros. :: p. h.

Nace la marca de calidad Paté Camerano con cuatro elaboradores | El producto se caracteriza por su textura granulosa, sabor intenso y elaboración artesanal, siguiendo la receta tradicional en la zona

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Les singulariza que en una zona geográfica tan reducida como Cameros se localicen media docena de productores y también la receta, de larga tradición. Por esto y porque ofrecen un producto diferenciado y totalmente artesano, hace un mes nació la marca colectiva Paté Camerano.

Cuatro de los seis elaboradores de paté en Cameros se han adherido a este nuevo sello de calidad, que ha echado a andar a propuesta de la Asociación de Productores de Paté Camerano. Pertenecen a la marca Patés y Embutidos Alto Iregua y Patés El Robledillo, ambos en Ortigosa de Cameros; Patés y Embutidos Sierra de Cameros, en Villoslada; y Embutidos El Serradero, en Torrecilla en Cameros. «Nos hemos unido bajo una marca de calidad para definir estrategias comerciales conjuntas y establecer sinergias entre productores», explica Santiago Muro, secretario de la Asociación de Productores de Paté Camerano. Con este sello, persiguen que el cliente identifique que se encuentra ante una pasta de carne singular. «Nuestro producto se elabora en la sierra, donde resulta más complicado, lo que le aporta un valor añadido. Además cumple unos estándares de calidad y sigue la receta de toda la vida», detalla.

EL SELLO

250.000
latas producen al año en su conjunto los elaboradores adscritos al sello Paté Camerano.

La misma que caracteriza al paté camerano por su textura granulosa, sabor intenso y un regusto a vino blanco, nuez moscada y pimienta negra. Actualmente, bajo esta marca se certifica una producción anual de en torno a 250.000-300.000 latas y este sector crea una docena de empleos en Cameros.

Se trata, por tanto, de una buena receta para combatir la grave situación de despoblación que afecta a esta zona.