Calagurritano multidisciplinar

El calagurritano Pedro Gutiérrez, con un grupo de alumnos de música. / IER
El calagurritano Pedro Gutiérrez, con un grupo de alumnos de música. / IER

Pedro Gutiérrez dedicó su vida a la historia, la música, la fotografía y el archivo de Calahorra

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Sin lugar a dudas es uno de los calagurritanos que ha marcado Calahorra. Pedro Gutiérrez Achútegui (1880-1973) dejó una huella imborrable en la ciudad bimilenaria. Estudió su historia, fotografió sus acontecimientos y, entre otras muchas cosas, puso los cimientos de su biblioteca.

Pedro Gutiérrez nació en Calahorra un 13 de mayo de 1880. La música, la arqueología, la escritura, la fotografía y la historia fueron las disciplinas que cultivó a lo largo de toda su vida. Su gran interés por el pasado calagurritano le llevó a publicar numerosas obras sobre el tema. Entre ellas, cabe destacar, el libro 'Historia de la muy noble, antigua y leal ciudad de Calahorra'.

Pedro Gutiérrez sentó también las bases del archivo y la biblioteca calagurritana. Precisamente, esta última lleva su nombre.

Desde 1945, y en condiciones de suma precariedad, llevó a cabo una ordenación del archivo, dividiéndolo en dos grandes secciones: administración y gobernación. Él fue el encargado también de atender la biblioteca, convirtiéndose así en el primer archivero-bibliotecario de Calahorra.

En el expediente de creación de la biblioteca viene recogido cómo la Comisión Municipal Permanente acordó la apertura de un centro de estas características en una sesión ordinaria celebrada el 12 de noviembre de 1949.

Un par de años después, el 1 de abril de 1951, quedaba inaugurada. Esta primera biblioteca consistía en una pequeña sala que estaba ubicada dentro de la propia Casa Consistorial. El servicio permaneció durante muchos años en este lugar, hasta que en 1986 se decidió trasladarlo a su actual sede, en el parque de la Era Alta, en un edificio que años atrás había albergado al colegio público Quintiliano.

Pedro Gutiérrez firma también muchas fotografías de la valiosa colección del Fondo Bella. Junto a Robustiano Tutor, Ángel Bella y Luis Ángel Bella es uno de los protagonistas de este inmenso archivo fotográfico que documenta casi un siglo y medio de la historia de Calahorra.

Calahorra también reconoció las aportaciones de Gutiérrez a la ciudad, proclamándole hijo predilecto. Fue un 23 de febrero del 1964 y, 6 años más tarde, recibió la medalla de Alfonso X el Sabio por parte del Ministerio de Educación y Ciencia, por su trabajo y sus escritos sobre la historia de Calahorra. Su hijo Carmelo Gutiérrez donó esta medalla en el año 2012 a la asociación Amigos de la Historia de Calahorra.

A Pedro Gutiérrez se le recuerda y homenajea en Calahorra con una calle en el casco antiguo y con un busto de bronce en el Planillo de San Andrés. El autor de esta pieza es Gonzalo Martínez.

 

Fotos

Vídeos