La bienvenida del rector de la Universidad de La Rioja sin pelos en la lengua