El aumento de acotados y la normativa ponen freno a los abusos en la recogida de setas

Varios aficionados se adentran entre la espesura de la vegetación en el Moncalvillo para tratar de llenar de setas sus cestas. :: justo rodríguez/
Varios aficionados se adentran entre la espesura de la vegetación en el Moncalvillo para tratar de llenar de setas sus cestas. :: justo rodríguez

La campaña micológica arranca en La Rioja con la novedad del blindaje del Moncalvillo, tras la avalancha de seteros y vehículos del 2017 | Medio Natural impuso 57 sanciones la pasada temporada por incumplir la orden sobre recolección, pero todavía ninguna este año

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

La conversión de cada vez más montes en terrenos acotados para la recolección micológica, la normativa regulatoria y la intensificación de la vigilancia de esta actividad han logrado poner freno en La Rioja a la presión incontrolada, y en ocasiones abusiva y furtiva, sobre determinadas áreas de la región con gran abundancia de setas y hongos.

Con la llegada del otoño arranca el periodo de recogida por excelencia en la comunidad, que este año cuenta como principal novedad con el blindaje del Moncalvillo, uno de los entornos junto a Cebollera más apreciados por los aficionados a la recolección de estos codiciados recursos naturales.

Norma
La recolección micológica en La Rioja está regulada por el decreto 1/2015 de 9 de enero.
Reglas generales
En la región sólo se permite la recogida de 72 especies. Éstas deben haber alcanzado su tamaño normal de madurez. Su traslado por el monte se hará en recipientes que permitan la dispersión de las esporas.
Recogida en terrenos acotados
Es necesario tener autorización del propietario y atenerse a lo estipulado en las normas del coto.
Prohibiciones
No se pueden recolectar más de 3 kilos de setas por persona y día, excepto en los terrenos acotados que cuentan con su propia normativa. Tampoco se pueden coger de noche ni los lunes y martes (salvo si son festivos a nivel nacional o regional), ya que son las jornadas 'de descanso' del monte. Está prohibido recoger setas durante batidas de caza.

Los diversos ayuntamientos propietarios de los montes de esta zona han establecido acotados de setas en prácticamente la totalidad de los terrenos forestales de este entorno, tanto en la vertiente del Iregua como del río Najerilla. De este modo, pretenden acabar con la avalancha de seteros y las imágenes de centenares y centenares de coches aparcados en la cumbre del Moncalvillo que dejó la campaña del 2017.

Medio Natural impuso 57 sanciones la pasada temporada por incumplir la orden sobre recolección

Tras la incorporación del área del Moncalvillo, la región cuenta en la actualidad con 18 acotados para el aprovechamiento de setas y hongos en montes de utilidad pública y otros terrenos. Los correspondientes a la citada zona se localizan en parajes de Nestares; Torrecilla en Cameros; Sotés; Santa Coloma; Castroviejo; Viguera, Nalda y Sorzano; Ventosa; Sojuela; y Daroca de Rioja.

A estos se suman los que ya funcionaban en temporadas anteriores en los términos de Villoslada de Cameros, Lumbreras, Ortigosa de Cameros, Cornago, Igea, en un monte de propiedad privada en Ausejo y Ocón, El Rasillo, Viniegra de Arriba y Santurdejo.

La recolección micológica en La Rioja está regulada con carácter general a través de un decreto publicado en el 2015, que marca las directrices a seguir en los terrenos libres. Los montes de utilidad pública, propiedad de ayuntamientos y mancomunidades, que se acotan se basan también en esta norma marco a la hora de diseñar sus ordenanzas, que son las que rigen en estas áreas.

Más

Hasta la promulgación del decreto regional, en La Rioja sólo existían cuatro acotados (Igea, Cornago, Villarroya y Valdemadera). La mayoría se estableció después para atajar los desmanes y la presión excesiva, de personas y vehículos, en el monte. «Tanto la normativa reguladora como la puesta en marcha de un operativo de vigilancia y control han contribuido a evitar la recogida incontrolada y abusiva que se producía sobre determinadas especies y que ponía en peligro el patrimonio micológico de nuestros montes», señalan desde la Dirección General de Medio Natural.

Balance

Tras la entrada en vigor del decreto del 2015, uno de los primeros municipios en regular la recogida micológica en áreas de su término fue Villoslada de Cameros. Tres años después de implantar la medida, su alcalde, Julio Elías, considera que el balance es «muy positivo». «Hemos puesto freno al 'efecto llamada' que padecíamos una vez que Soria acotó y a la llegada de gente incontrolada que venía con rastrillos» y que esquilmaba el recurso.

Villoslada habilitó junto a Lumbreras la página web www.micocebollera.com, que expide permisos 'online' tanto para la recogida como para el acceso a pistas. «Ya no hay colas, la gente coge su autorización con días de adelanto y las pistas están controladas», afirma Elías.

Sojuela se inicia en estas lides. Esta campaña será la primera en que reglamenten la actividad, toda vez que el Moncalvillo registró la pasada temporada de otoño una auténtica avalancha de seteros. «Fue una catástrofe. No puede haber 500 personas con 200 coches en el monte», considera su regidor, Miguel Pajares. «Había que regularizarlo de alguna manera por el propio bien del monte y de las setas», asegura. Ahora, para recolectar en el término de Sojuela hay que conseguir una autorización de temporada o por jornada, con diferentes precios para empadronados y no empadronados.

Sotés antes contaba con un coto vecinal, pero desde esta campaña también ha acotado su parte porque «los de alrededor lo han hecho», argumenta su alcalde, Antonio Rodríguez. Así tratan de evitar el trasvase de seteros a su jurisdicción, si bien «aquí no vienen muchos porque salen pocos boletus», la especie más valorada. Como en Sojuela, en Sotés hay que acudir al Consistorio a retirar el permiso y éste diferencia a su vez entre empadronados, no empadronados y gente con propiedades en el pueblo.

En lo que va de campaña de otoño, Medio Natural aún no ha impuesto ninguna sanción por incumplir la normativa sobre recolección. En el 2017 se pusieron 57 multas.

 

Fotos

Vídeos