Aumentan los positivos por drogas al volante en Logroño: 118 durante 2018 frente a los 76 del año anterior

El 'drogotest' de Policía Local ha retirado del tráfico a 554 personas en siete años , a una media creciente de 79 anuales

Jonás Sainz
JONÁS SAINZLogroño

La Policía Local de Logroño retiró de la circulación a 118 conductores que dieron positivo en el control de drogas durante el año 2018, un 64% más que los 76 de 2017. Según el balance hecho público esta mañana por el Ayuntamiento, han sido 554 conductores en total en los siete años desde que se realiza la prueba drogotest en las calles de la ciudad. La media anual es de 79 y subiendo, frente a los entre 6 y 8 conductores que eran retirados con anterioridad. Las pruebas del drogotest -a partir de una simple muestra de saliva- se realizan en la propia calle y sustituyen la práctica que obligaba a desplazar al conductor a un centro médico para realizarle un análisis.

Los 118 positivos fueron detectados en 142 pruebas realizadas, 113 de ellas en accidentes: 113 casos se zanjaron con sanciones administrativas y 5 de ellos fueron constitutivos de delitos contra la seguridad vial, al considerarse «evidente la influencia en la conducción», según ha explicado Miguel Sainz, concejal de Seguridad Ciudadana, junto a Fernando Fernández Beneite, comisario jefe de Policía Local.

Las sustancias más habituales en los positivos registrados son, por este orden: cannabis, cocaína y anfetaminas, cuyos efectos sobre la conducción son muy variables, y van desde la conducción agresiva y eufórica de la cocaína y las anfetaminas hasta la conducción depresiva y falta de concentración y reflejos ocasionados por el cannabis.

El actual sistema de drogotest, que en mayo de 2014 sustituyó al puesto en marcha en septiembre de 2011, es un pequeño 'laboratorio portátil' instalado en el vehículo de la Unidad de Atestados de Policía Local. Proporciona una evaluación diagnóstica y precisa y facilita la impresión y gestión de datos en el propio vehículo.

«Este nuevo sistema ofrece una mayor fiabilidad y precisión, además de ser más eficaz que el anterior», ha explicado el concejal. «Seguimos trabajando para conseguir el objetivo de acorralar y eliminar alcohol o drogas al volante».

Desde su puesta en marcha en 2011, el drogotest ha demostrado ser un instrumento eficaz para mejorar la seguridad vial de la ciudad, logrando disuadir a los conductores de consumir drogas y evitando riesgos para la seguridad de peatones y conductores. Los números, según Sainz, «ponen de manifiesto las ventajas del drogotest».

«La gente está concienciada, pero no lo suficiente», ha dicho el comisario Fernández Beneite, «y el consumidor de drogas es más difícil de concienciar que el de alcohol».

Sanciones ejemplares

Los cinco positivos de drogas con influencia en la conducción detectados en 2018 se tipificaron como posible delito contra la seguridad vial del Código Penal y hoy sus conductores se enfrentan en los juzgados a la privación del carné por un tiempo de entre uno y cuatro años y una pena de prisión de tres a seis meses o trabajos en beneficio de la comunidad de hasta 90 días.

El resto de positivos sin influencia (113), se han sancionado como una infracción administrativa a la ley de Seguridad Vial con penas de 1.000 euros y seis puntos de sanción.

En cuanto al alcohol, por debajo de 0.60 miligramos en litro de aire aspirado o 1.20 gramos en litro de sangre, los positivos son infracciones administrativas sancionadas con máximos de 1.000 euros de multa y 6 puntos detraídos del carnet.

Por encima de estos índices de 0.60, los positivos en alcoholemias se consideran delitos de seguridad vial, sancionados con penas de prisión de entre 3 y 12 meses y privaciones del carnet entre 1 y 4 años.

Alcohol y drogas

En 2018 se incrementaron en un 50% las pruebas de drogas y alcohol practicadas, superando las 3.900, con 577 positivos (14%).

La Policía Local practicó un total de 3.921 pruebas de alcoholemia (3.779) + drogas (142) en:

- 57 controles específicos y aleatorios de alcoholemia, con especial atención a entornos de zonas de ocio, en los que se detectaron situaciones de conducción temeraria, con un total de 3.670 pruebas realizadas.

- 113 pruebas alcohol/drogas realizadas en accidentes (52 positivos, 46%).

- 150 pruebas por infracciones de la normativa de circulación detectada sorpresivamente por la Policía Local (128 positivos, 85%).

De las 142 pruebas de drogotest, 118 fueron positivas (81%), 113 administrativas y 5 penales, pero hay que hacer constar que la Policía Local realiza la prueba de detección de drogas solo si los conductores dan negativo en alcohol y/o presentan síntomas externos evidentes de haber ingerido alguna sustancia estupefaciente.

De las 3.788 alcoholemias practicadas, 459 fueron positivas (12,5%), 284 administrativas y 175 penales con delitos contra la seguridad del trafico. Estos 459 positivos en alcohol suponen un incremento del 41% respecto a los 325 positivos de 2017.

 

Fotos

Vídeos