La Audiencia reserva un mes para el caso Arcéiz, el segundo más largo de la historia judicial riojana

La Audiencia reserva un mes para el caso Arcéiz, el segundo más largo de la historia judicial riojana
David Fernández Lucas

Sólo la vista contra Gambín, condenado a 602 años por abusar de 25 menores en la trastienda del videoclub Videomátic, tuvo una duración mayor

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Salvo que las partes alcancen un acuerdo de última hora, la Audiencia Provincial de Logroño celebrará la segunda vista más larga de la historia judicial de La Rioja. Un mes de juicio que tendrá lugar entre el 29 de abril y el 29 de mayo, fechas en las que, entre otros, se sentará en el banquillo de los acusados Ángel Arcéiz, un conocido empresario que estuvo diez años fugado de la justicia riojana hasta que en el 2017, gracias a una orden de captura internacional emitida desde Logroño, fue detenido en Costa Rica y extraditado a España.

Sólo un juicio de los celebrados antes en La Rioja supera en tiempo al 'caso Arcéiz'. El proceso más largo fue el de 'Videomátic'. Se prolongó durante algo más de cuatro semanas en noviembre del 2002, siempre a puerta cerrada, y se saldó con una condena de 602 años de cárcel para Juan Álvarez Gambín -fallecido en la prisión de Nanclares de Oca en el 2016- por abusar sexualmente de 25 menores en la trastienda del videoclub que regentaba, en el número 2 de la avenida de Navarra de Logroño. Otro proceso, el de los Altimasveres, también estaba llamado a ser de los más extensos, pero un acuerdo 'in extremis' entre las demandas y la Fiscalía puso el punto y final a un juicio que podría haberse prolongado más de un mes.

En esta ocasión, el macrojuicio tiene su justificación no tanto por el número de acusados, siete en total, incluida la mujer del principal procesado que se encuentra en paradero desconocido, sino por la complejidad de una trama fraudulenta de empresas ficticias sobre la que tratarán de arrojar luz las decenas de testigos que serán citados a declarar a partir del 29 de abril. Ángel Arcéiz es un conocido empresario aragonés, último dueño de Walthon Weir Pacific, compañía de válvulas asentada en Zaragoza que quebró a principios de este siglo dejando en la calle a más de 70 trabajadores.

Con un dilatado historial delictivo y de antecedentes penales, Arcéiz a quien ya intentaron juzgar en La Rioja en el 2007 hasta que se fugó a Panamá, se enfrenta ahora a una pena de 24 años y medio de cárcel y al pago de una indemnización de seis millones de euros de multa por 9 delitos contra la hacienda pública, 1 de cohecho y otro de blanqueo de capitales.

En la mismo proceso están inmersos su mujer N.Z., que continúa fugada, y otros cuatro hombres, que como en el caso de R.C.S., se dedicaban a la constitución de empresas dormidas o latentes que después vendían a cambio de pingües beneficios.

También figura como procesado, el exalcalde de Zarratón José María Jesús Villaverde (PP), a quien la Fiscalía le imputa los delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios y cohecho presuntamente cometidos al facilitar una serie de operaciones urbanísticas en esta localidad riojalteña a Arcéiz, quien habría efectuado varios pagos a favor del exprimer edil. Precisamente, a raíz de la publicación de su imputación en este diario, el exregidor presentó su renuncia al acta de edil, cargo que ocupaba en octubre pasado, y la baja voluntaria en el PP. No obstante, los hechos juzgados supuestamente se cometieron en el 2005, por lo que la Fiscalía, salvo para los cabecillas, que con su fuga dilataron el proceso, solicitará la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas para el resto.