La antigua Clínica Valvanera de Logroño podría convertirse en una pequeña superficie comercial