La Retina de la Memoria

El alma más longeva del viejo Sagasta

Fotografía de 1936, con Sole y el resto del grupo de cara al Sagasta, con Muro de Cervantes al fondo./
Fotografía de 1936, con Sole y el resto del grupo de cara al Sagasta, con Muro de Cervantes al fondo.

Carmen Soledad Sos Ilarraza (Aldeanueva de Ebro, 3 de febrero de 1920), que cursó bachillerato en el centro logroñés entre 1932 y 1936, es la alumna de mayor edad de las conocidas que ha pasado por las antiguas aulas del edificio de La Glorieta

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Hablar en La Rioja del Sagasta no es hablar de un instituto más... es hablar 'del instituto'. El que inició su andadura en 1843 como Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Logroño, 'Práxedes Mateo Sagasta' desde 1975, ha celebrado su 175 aniversario presumiendo de alma.

Carmen Soledad Sos Ilarraza (Aldeanueva de Ebro, 3 de febrero de 1920), que cursó bachillerato en el centro logroñés entre 1932 y 1936, pone rostro como nadie al 'espíritu sagastino'. No en vano, tampoco es una alumna más, sino la de mayor edad de las conocidas que ha pasado por las antiguas aulas del edificio de La Glorieta que espera su reforma.

Sole, como así se le conoce, dio voz al alumnado en el acto de clausura de los 175 años del IES y no duda en recordar para quien quiera escuchar aquellos, pese a todo, maravillosos años. A sus 98 'primaveras' se sirve para ello de una bien conservada fotografía en blanco y negro que guarda en el viejo álbum familiar, testigo mudo de su memoria viva.

Fue tomada el mismo año de 1936, a finales de curso, cuando nadie de los 'retratados' podía imaginar, dentro de la inocencia de los 16 años de entonces con los que contaba el grupo -y en el que también aparece su hermana Concha-, que al poco habría un golpe de Estado contra el Gobierno de la Segunda República y España se sumiría en una Guerra Civil, y aún caería más bajo con la posterior dictadura.

Nadie... a excepción tal vez de Benigno Marroyo y Gago, el director, reconocido y reconocible republicano que ese mismo verano fue suspendido de empleo y sueldo por parte de la Junta de Defensa Nacional. «Dicen que le metieron en la cárcel», recuerda Sole, que llegó a Logroño tras el nombramiento de su padre, Abelardo Sos de Garro, como inspector veterinario de Logroño -exalumno del Sagasta y al que dio clase el propio Marroyo-, quien también sufrió la represión franquista por sus ideas progresistas -siendo desagraviado por el propio Ayuntamiento ya en 1999 por la «injusta sanción» de la que fue objeto-.

«Quería una carrera para sus hijas pero pasó lo que pasó y no pudo ser», cuenta Sos Ilarraza, quien pese a los impedimentos que encontró en el camino se convirtió en maestra ejerciendo hasta su jubilación. Clases en Torrecilla, Ventas Blancas, Ortigosa, El Rasillo, Murillo...

Sole dio voz al alumnado en el acto de clausura de los 175 años del IES.
Sole dio voz al alumnado en el acto de clausura de los 175 años del IES.

Sole comenzó sus estudios en las Teresianas de Calahorra y, tras el traslado de su progenitor, hizo de Logroño su residencia y del hoy Sagasta, su instituto. «Lo siento muy mío y me daría mucha pena que desapareciese», dice quien entre sus profesores tuvo a Joaquín Elizalde, que fue también alcalde de la capital de La Rioja. Palabra de Sole... con alma, de corazón.