UGT alerta del riesgo de desprendimientos en el edificio de la Consejería de la calle Villamediana

Edificio de la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia./L.R.
Edificio de la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia. / L.R.

El sindicato exige que se convoque urgentemente el Comité de Seguridad y Salud para que informe a los trabajadores sobre la situación del edificio

LA RIOJA

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) de La Rioja denuncia el riesgo de desprendimiento que existe en el edificio de la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia del Gobierno de La Rioja, ubicado en la Calle Villamediana 17 de Logroño, lo que podría tener «consecuencias fatales para la salud y la seguridad de los trabajadores y usuarios de esta dependencia pública», según sostienen en una nota.

Como consecuencia de la inundación sufrida por el edificio el 30 de julio, más de 50 empleados públicos fueron reubicados a otras áreas que no resultaron afectadas, entre ellas «una que no reúne las condiciones de seguridad para trabajar allí». De hecho, la propia dirección «transmitió a los trabajadores que permanecieran en alerta, instándoles a no llevar armarios ni objetos pesados, debido a las dudas que existen sobre la resistencia del forjado en esta zona», explica UGT en una nota.

En este sentido, UGT aclara que solicitó el 23 de agosto la convocatoria del Comité de Seguridad y Salud, con la mayor urgencia posible, para dar cuenta de lo sucedido y explicar las acciones que se iban a llevar a cabo para proteger la salud y seguridad de los empleados públicos de este centro de trabajo. Sin embargo, tres semanas después, el órgano todavía no ha sido convocado por el Gobierno de La Rioja, a pesar de la gravedad de la situación.

Relacionada

«Además de estar expuestos a este peligro», explica el sindicato, «los empleados reubicados se enfrentan diariamente a otros riesgos para su salud, ya que trabajan hacinados, con iluminación deficiente, en muchos casos con flexos, y deben soportar el olor y la suciedad provocada por la acumulación en la zona de excrementos de palomas. Para paliar esto, la dirección les ha propuesto, como única solución, mantener abiertas las ventanas permanentemente, día y noche, exponiendo las instalaciones, los equipos de trabajo y la documentación a la intemperie».

UGT entiende como «razonable» que deba producirse una reubicación de los trabajadores hasta que se reparen los daños de la inundación, pero no admite que se haya realizado en una zona sin garantías para la protección de la salud de los empleados y usuarios.

Por tanto, el sindicato exige que se convoque urgentemente el Comité de Seguridad y Salud para que informe a los trabajadores sobre la situación del edificio y tome, de manera inmediata, las medidas necesarias para asegurar el desempeño de su trabajo con total garantía para su salud y la de los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos