La agricultura a vista de pájaro

Los ordenadores a pie de finca permiten recibir y clasificar instantáneamente los datos que remiten los drones. :: CARLOS TARRAGONA
/
Los ordenadores a pie de finca permiten recibir y clasificar instantáneamente los datos que remiten los drones. :: CARLOS TARRAGONA

El uso de los drones permite obtener una información muy detallada del estado en el que se encuentra una parcela concreta en un momento determinado

I. GARCÍA

En la mayoría de los ocasiones, los agricultores controlan la evolución de su parcela desde cerca, a ras de tierra. Sin embargo, también existe la opción de ayudarse de las alturas para realizar ese análisis y en ese segundo escenario, los drones ganan terreno como un elemento muy interesante a la hora de apostar por una agricultura de precisión que lleve asociadas ventajas relacionadas, por ejemplo, con el ahorro de costes o una información mucho más detallada de lo que le sucede a una parcela en un momento determinado.

Nombre
AG-Wing ala fija.
Velocidad
70 Km/h.
Autonomía
45 minutos.
Nombre
Drone Hexa Multirrotor.
Velocidad
55 Km/h.
Autonomía
25 minutos.

Para realizar ese análisis desde el aire se pueden utilizar herramientas como satélites o vuelos tripulados, pero las que ofrecen una información mucho más pormenorizada son los drones. Bien lo saben en Drónica Solutions, especializada, entre otros ámbitos, en el uso de estos aparatos en el sector agrario. «Con ellos no sólo conseguimos sobrevolar una zona determinada y obtenemos información, sino que también ofrecemos herramientas para sacar rentabilidad de dicha información», expone Carlos Tarragona, uno de los creadores de la empresa riojana.

Para conseguir los parámetros buscados, se embarcan en los drones instrumentos como sensores termográficos o multiespectrales, o cámaras modificadas al infrarrojo. «Hay que tener en cuenta que el ojo humano llega hasta cierto punto, pero hay cosas que no puede ver», cuenta Tarragona. «Así que lo que nosotros hacemos es crear objetos a partir de la imagen real y, mediante unos algoritmos de segmentación, clasificamos lo obtenido, eliminamos lo que pueda modificar nuestro análisis y nos quedamos únicamente con lo que necesitamos», explica.

Los resultados obtenidos pueden resultar muy útiles para el agricultor. «Dentro de una misma parcela se pueden hallar diferentes necesidades de riego o de abonado», afirma uno de los responsables de Drónica Solutions. «También es interesante a la hora de detectar enfermedades», apostilla. «O en el momento de determinar el estrés hídrico de una planta porque detectamos las variaciones de temperatura de las hojas», concluye.

De esta manera, no sólo se puede determinar si el estado de salud de una parcela se ha visto afectado, sino también se consigue cuantificar esa variación. «Con los satélites esa labor es más compleja porque los drones aportan una información mucho más concreta», recalca Tarragona.

Drónica Solutions participa en varios proyectos de investigación y ha ofrecido diferentes demostraciones para dar a conocer las ventajas del uso de los drones en la agricultura. Aun así, Tarragona reconoce la dificultad de su implantación en este ámbito. «La mayoría de los agricultores piensan que es una opción de futuro, no lo ven como algo presente», apunta. «Sin embargo, en otros países, como Japón, se llevan utilizando desde hace muchos años este tipo de técnicas», añade.

De cualquier manera, aquellos que han apostado por los drones, han corroborado las ventajas que aportan. Y eso que, según Tarragona, todavía queda margen de crecimiento. «Sobre todo en el tema de los sensores, ya que cada vez se hacen más pequeños y cada vez ofrecen más información», remata el responsable de Drónica Solutions. La agricultura, está claro, también se puede controlar desde el aire.

Más

 

Fotos

Vídeos