AGRICULTURA URBANA

JUAN QUINTANA LA TRILLA

La agricultura urbana y periurbana (AUP) está adquiriendo cada vez más relevancia, aunque por el momento sea una parte insignificante de la producción agraria mundial. Según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se puede definir como el cultivo de plantas y la cría de animales en el interior y en los alrededores de las ciudades.

La principal función de este modelo productivo es garantizar la seguridad alimentaria, entendida como el abastecimiento suficiente de alimentos a la población. Los productos obtenidos, o bien se destinan a autoconsumo o se venden en los propios comercios y mercados urbanos. Al tratarse de puntos de venta próximos a los lugares de producción, requieren menos transporte y canales de frío mucho más cortos, lo que permite abastecer a estos mercados cercanos con productos más frescos a precios más ajustados y con una menor huella medioambiental, al menos en su fase de transporte y conservación. .

Entendido así, parece un modelo agrario orientado a países en vías de desarrollo. Sin embargo, el servicio del investigación del Parlamento Europeo (PE) ha acometido un estudio que fue presentado recientemente en la Comisión de Agricultura.

Entre sus principales conclusiones recuerda el PE que la AUP es un modelo productivo que ha sido ignorado por la Política Agrícola Común (PAC). Puede tener una utilidad basada en el beneficio público en relación con la lucha contra los residuos, la conservación de la biodiversidad, la reducción del consumo energético e incluso el acceso a alimentos de mayor calidad. Esta agricultura puede adoptar muchas formas como las explotaciones altamente productivas que existen en nuestras zonas periurbanas, huertos de ocio, etcétera.

Quizás la iniciativa que conceptualmente mejor podría promoverla son los proyectos Leader. Lo que sucede es que la limitación poblacional para definir estos territorios ha alejado estos proyectos de las ciudades y ha dejado fuera a zonas realmente periurbanas. Sin embargo, el segundo pilar de la PAC y el consiguiente desarrollo de los programas de desarrollo rural podrían ser una buena palanca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos