«Las administraciones no asumen que el dinero hay que devolverlo»

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO

El catedrático de Finanzas de Deusto Business School, Fernando Gómez-Bezares, cree que la razón que explica unos niveles de deuda pública tan elevados es que las administraciones «no tienen consciencia de que el dinero hay que devolverlo como sí lo asumen los particulares». «Lo que se demuestra en economía -prosigue- es que los individuos responden a incentivos, es decir: las familias y las empresas que lo pasaron mal durante la crisis o que vieron a otros en esa situación se han apretado el cinturón porque su incentivo es no volver nunca a padecer algo similar; sin embargo, los incentivos que mueven al sector público son concitar contento social y conseguir más votos». Por eso, y a diferencia del sector privado, «las administraciones no han aprovechado desde el 2017 en adelante para reducir el endeudamiento ajustando los ingresos y los gastos, lo que se puede hacer a través de recortes o, también, de subidas de impuestos». Eso sí, antes de hablar de incrementos impositivos, el experto riojano considera preciso «hacer una reforma fiscal integral tanto a nivel internacional, como europeo y nacional porque el sistema, por ejemplo en el caso de España, tiene muchos 'rotos». Entre otros, «desequilibrios por territorios y un fraude fiscal excesivo».