Actrices 'invitadas' a un... drama diario

El Parlamento de La Rioja repudia la violencia de género en un acto protagonizado por una escenificación de denuncia de alumnos del IES Batalla de Clavijo

R. G. LASTRA LOGROÑO.

Sin colores políticos ni ideologías, sin debates ni ácidas réplicas y contrarréplicas. No hizo falta votar para que ayer el Parlamento de La Rioja aprobará por unanimidad el no rotundo a la violencia de género y un sí descomunal en favor de las víctimas y de la igualdad.

Con la paredes del hemiciclo teñidas de violeta por la luz de diversos focos instalados en el suelo, la Cámara regional se vistió de denuncia y solidaridad durante un acto en el que no faltó casi nadie. El jefe del Ejecutivo regional, José Ignacio Ceniceros, ocupó su escaño y junto a él se sentaron el delegado del Gobierno José Ignacio Pérez y la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra. En el resto de sillones y tribunas, un largo listado de representantes de todos los grupos parlamentarios, instituciones, Fuerzas de Seguridad del Estado, entidades y colectivos implicados en la lucha contra esta lacra.

«Tenemos que seguir trabajando todos y todas juntos y sumar; y un pilar fundamental es la educación en igualdad», destacó Celia Sanz, directora general de Servicios Sociales, en la primera de las intervenciones. Tras ella tomó la palabra, Ana Lourdes González, presidenta del Parlamento de La Rioja, quien tras defender que «la erradicación de la violencia de género exige un compromiso conjunto de toda la sociedad», advirtió de que «cada mujer agredida, cada mujer asesinada, es un fracaso colectivo».

De inmediato, el hemiciclo se convirtió en un improvisado teatro que no necesitó de tablas ni decorados para llevar un nudo a la garganta a cada uno de los presentes en la Cámara riojana. De ello se encargaron una veintena de alumnos del IES Batalla de Clavijo, con una serie de agilísimas y contundentes representaciones de los episodios cotidianos que cualquier adolescente o joven sufre a diario por el hecho de ser mujer. Sin paños calientes, con crudeza y sin censuras, los improvisados actores denunciaron las desigualdades, acosos y ataques a las que se ven sometidas en la calle, cuando van de fiesta, a través de las redes sociales, al ir a interponer una denuncia... Mazazos rotundos a las conciencias para luchar a favor de tantas mujeres obligadas a ser actrices de un drama cruel.

Rodeado de los chavales, cerró el acto el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, quien animó a la sociedad a «abrir los ojos a la realidad» y a ser actores del cambio para que esta función acabe como todos deseamos».

 

Fotos

Vídeos