Unipapel no pagó al Estado las cuotas fiscales y sociales de las 3 últimas nóminas que abonó

Unipapel no pagó al Estado las cuotas fiscales y sociales de las 3 últimas nóminas que abonó

La Inspección determina que la papelera es parte de «un grupo de empresas», tal y como viene reclamando la plantilla

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ

Unipapel «se quedó de manera indebida» con las retenciones practicadas a sus empleados en concepto de IRPF y de Seguridad Social en las tres últimas nóminas que les abonó, las correspondientes al primer trimestre del 2016. Así lo han asegurado a este diario fuentes sindicales quienes añaden que la empresa «ya hizo lo mismo hace tres años». «En abril del 2014 dejó de ingresar las retenciones al Estado, lo denunciamos en el 2015 y justo el día anterior a reunirnos con el inspector», Unipapel «ingresó» los importes detraídos a la plantilla y «pidió un aplazamiento para el resto de los pagos de la empresa». Sólo con Hacienda (no hay datos sobre lo pendiente con la Seguridad Social), la deuda contraída por las tres últimas nóminas supera los 335.000 euros.

Por otra parte, los trabajadores insisten en que «Unipapel forma parte de un grupo de empresas» para lo que se apoyan en un informe de la Inspección de Trabajo, cuyas conclusiones más relevantes extractamos en la ilustración que acompaña esta información. «Hasta la abogada de Springwater lo reconoció», subrayan.

Asimismo, las fuentes sindicales explican que «continúan cayendo las sentencias de la Justicia guipuzcoana a favor de los trabajadores de la planta de Aduna. «La mayoría» de los empleados de la factoría vasca interpusieron, a través de ELA y LAB, demandas individuales «con el fin de desvincularse de la empresa y en reclamación de cantidades». «A todos se les ha dado la razón, pero en lo que no se ponen de acuerdo las sentencias es en si Adveo sabía a quién vendía Unipapel», añaden.

En el caso de La Rioja, los sindicatos decidieron «posponer las demandas hasta esperar a que el Tribunal Supremo dictamine». Y es que, aunque la Audiencia Nacional declaró nulo en noviembre el expediente de regulación temporal de empleo de Unipapel, CCOO (central que promovió la demanda) recurrió ante el Supremo solicitando que se declarase la responsabilidad solidaria de Adveo y Springwater, el fondo que compró Unipapel a Adveo. CCOO dio este paso porque la Audiencia Nacional eludió pronunciarse sobre esta operación y la responsabilidad de Springwater, Adveo y sus filiales. No obstante, el fallo incluyó el voto particular de Emilia Ruiz-Jarabo, que consideró que la demanda de CCOO debía estimarse «íntegramente» y que la transacción con Springwater era «fraudulenta».