La nuez de Pedroso, otra víctima de la helada

Alfonso Marquina muestra los nogales afectados por la helada/
Alfonso Marquina muestra los nogales afectados por la helada

Los productores de la asociación 'El Nogueral' lamentan la pérdida de más del 80% de la cosecha

DIEGO MARÍN A.

No sólo heló el pasado 28 de abril, también el 1 de mayo. Y no sólo el intenso frío de madrugada afectó a la vid, también a la Nuez de Pedroso. Este producto, con marca colectiva amparada por uno de los sellos distintivos de los Alimentos de La Rioja, cuenta con su mayor producción y localización en Pedroso. Allí, la mayoría de los productores vieron cómo la helada arrasó los nogales y también sus huertos. Las patatas sembradas y las higueras sucumbieron igualmente a la congelación, aunque la pérdida más considerable es la de la nuez, seña de identidad del municipio.

leer más

El presidente de la Asociación Profesional de Productores de Nuez 'El Nogueral', Alfonso Marquina, estima que el daño ha podido afectar a más del 80% de la producción. Cada año se recogen en torno a 13.500 kilos de nueces, la mayor parte amparada bajo la marca colectiva Nuez de Pedroso. La mayoría de los productores son de Pedroso, pero recientemente se amplió la producción a otros municipios del valle del Najerilla (Matute, Bobadilla y Anguiano) y del Oja (Santurde).

«El nogal es frágil y la temperatura ha adelantado todo dos semanas. Ha habido heladas antes, otros años, pero que no afectaban al nogal por eso», explica Alfonso Marquina. En una de sus fincas, con quince nogales de nueve años, ninguno ha resistido a la helada. La zona más afectada ha sido la más fría, la de la ribera del río Pedroso y La Solana. Sólo han resistido algunos nogales en zonas altas, como los del Camino del Roble, y también algunos árboles grandes, más robustos, pero estos «dan nueces pequeñas y a veces ni se recogen porque no gustan», reconoce Marquina.

El panorama es estremecedor. La carretera LR-434 que da acceso al pueblo desde la LR-113 está 'escoltada' por nogales a un lado y a otro, entre encinas, hayas, robles y tejos. Todos los árboles exhiben su hojas de diferentes tonos de color verde menos los nogales, de los que cuelgan sus hojas y flores ennegrecidas, quemadas por la helada. En el nogal primero nace una flor macho en primavera, que cae, y después, una hembra, que es de donde crece la nuez. «La helada son como bancos de niebla que recorren el campo, por eso, por altura, no afecta a las zonas altas», explica Alfonso Marquina. En Tricio y Bobadilla se han visto igualmente afectados los nogales.

Por tanto, este año la producción de Nuez de Pedroso será muy escasa. Tanto es así que peligra, incluso, el Festival de la Nuez de Pedroso, que siempre se celebra el segundo domingo de noviembre y que este año debería cumplir veintiún ediciones. «Yo no lo haría porque la gente va a venir a comprar nuez y no va a haber. Quizá en otras zonas sí que tengan. El que más lo siente soy yo», confiesa Alfonso Marquina.

«El daño sí ha sido alto»

La marca colectiva Nuez de Pedroso cuenta con 34 productores, la mayoría integrados en la Asociación Profesional de Productores de Nuez 'El Nogueral', y con más de 27 hectáreas de superficie cultivada. Desde la oficina de ingeniería agroambiental y desarrollo rural Carna de Logroño, que gestiona la parte técnica de la marca Nuez de Pedroso, Ignacio Ruiz considera que «aún es pronto para hacer una estimación, pero sí que el daño ha sido alto».

«Hasta una semana después de que se produzca la helada, al igual que en la viña, no se sabe el estado real, pero sí que las zonas del valle del Najerilla y, sobre todo, del Oja, se han visto muy afectadas por la helada», explica Ignacio Ruiz, quien añade: «A primera vista es bastante el daño y va a ser difícil recuperar la producción, pero es prematuro hacer una valoración exacta todavía».

 

Fotos

Vídeos