'Typical' de La Rioja

Un grupo de alumnos europeos da buena cuenta de las patatas con chorizo. /
Un grupo de alumnos europeos da buena cuenta de las patatas con chorizo.

Escolapias Sotillo recibe a una delegación de profesores y alumnos europeos con los que comparte un programa Erasmus +

PILAR HIDALGO

Quien venga a La Rioja no puede marcharse sin conocer el pisado de la uva, haber visitado una bodega, cantado una jota o haber probado las suculentas patatas con chorizo. Así que ayer los docentes del colegio Inmaculado Corazón de María-Escolapias Sotillo comenzaron a pelar patatas a las ocho de la mañana para que, hora y media después, los doce estudiantes europeos de Secundaria que acogen estos días y sus ocho profesores se 'desayunaran' con este guiso tan típicamente riojano.

en imágenes

Ni que decir tiene que los representantes de los cuatro centros de Italia, Francia, Eslovaquia y Polonia con los que el colegio logroñés comparte programa Erasmus + rebañaron el plato y se llenaron de fuerzas para estrujar los globos morados que simulaban ser granos de uva y formar una conga al son de 'Mi tierra es La Rioja, Logroño es mi pueblo...'.

Con tan buen ambiente iniciaron otra jornada del primer intercambio que se lleva a cabo en el marco de esta experiencia europea. Esta alianza estratégica de cinco colegios trabajará durante dos cursos el tema de cómo crear una escuela ideal.

Para ello, cada centro envía a una delegación conformada por tres alumnos y dos docentes a los otros colegios asociados con el fin de conocer in situ sus métodos de trabajo y la cultura y costumbres de su región y país. Escolapias Sotillo actúa como anfitrión entre el pasado día 11 y el próximo 19. «Nos ha gustado la cooperación que existe entre el claustro, la relación que se da entre los alumnos y el funcionamiento y la dirección del centro», valoró la coordinadora de este programa Erasmus +, la eslovaca Darina Lopatnikova.

«También el excelente nivel de las clases», agregó la responsable del proyecto en Polonia, Anna Muszynska. Y es que en la recta final de cada viaje se ponen en común las fortalezas detectadas y se extraen conclusiones en asamblea para caminar hacia esa escuela ideal.

Escolapias Sotillo encadena siete años participando en diferentes programas europeos, lo que consideran todo un acierto. «Incrementan la motivación de los alumnos, ya que ven las lenguas como una oportunidad, y el centro adquiere una dimensión europea», expuso Mercedes Pavía, la coordinadora del proyecto en el colegio logroñés.

No es el único que participa de esta iniciativa. El IES Hermanos D'Elhuyar también se encuentra inmerso en otro Erasmus + sobre programación de ordenadores y robótica junto a centros de Finlandia, Polonia y Estonia. Involucra a 20 estudiantes de 3º de ESO y en enero celebrarán un encuentro.