El CSIF denuncia la «conducta agresiva» de la presa yihadista que intentó suicidarse

El CSIF denuncia la «conducta agresiva» de la presa yihadista que intentó suicidarse

El sindicato afirma que la mujer "utiliza esa estrategia para conseguir un traslado que se le niega"

LA RIOJAlogroño

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha manifestado hoy su "total rechazo" a las acusaciones de maltrato por parte del los funcionarios de la Prisión de Logroño hacia una reclusa yihadista que, como informó este periódico, intentó suicidarse hace unos días en la cárcel riojana.

Es más, el CSIF denuncia en un comunicado la "conducta agresiva hacía el personal sanitario" de la misma reclusa.

leer más

El sindicato explica que la mujer ingirió el pasado 25 unas pastillas "que no pertenecían a su tratamiento habitual", y que por tanto debió conseguir trapicheando con otros internos. Y también que sólo cuatro días después, el 29, "protagonizó un intento de agresión al personal del Servicio Médico del Centro Penitenciario de Logroño".

Cuenta el sindicato que "no era la primera vez". Según la versión del CSIF "se trata de una estrategia que viene utilizando para conseguir un traslado que Instituciones Penitenciarias no le ha concedido". Y en todo caso, los representantes de los trabajadores de prisiones niegan que ningún funcionario se haya comportado de forma contraria a "los estrictos protocolos de seguridad y comportamiento que rigen las relaciones entre funcionarios e internos", algo que piden que los responsables del centro refrenden: "Que se manifiesten públicamente sobre cuál es la realidad de los hechos acontecidos recientemente con esta presa de la cárcel de logroño", pide la nota.

Agresiones habituales

Más allá de este caso particular, el CSIF afirma que este tipo de agresiones "ya se han convertido en hechos habituales y están motivadas, entre otras cosas, por la percepción de impunidad por parte de los internos". Y para evitarlo, pide cuatro medidas:

- Una revisión de los protocolos de seguridad y la inclusión del colectivo en el protocolo de agresiones de la Administración General del Estado.

- Un aumento de la plantilla. "La disminución de la plantilla desde hace años es una de las causas que producen este tipo de incidentes".

- Que la administración sea declarada responsable subsidiaria a efectos económicos de los daños sufridos, "dado que el agresor está bajo la responsabilidad y custodia de la administración".

- Que en casos graves como éste, instituciones Penitenciarias se persone como acusación particular en defensa de los interese de los trabajadores.