Detenido en Logroño por intentar estrangular a su expareja

La agresión tuvo lugar en la tercera planta del número 31 de Jorge Vigón. :: sonia tercero/
La agresión tuvo lugar en la tercera planta del número 31 de Jorge Vigón. :: sonia tercero

La hija de la víctima alertó a la Policía Local, que detuvo en la vivienda familiar al agresor

LUIS J. RUIZ

La voz de alarma la dio la hija víctima cuando faltaba poco menos de un cuarto de hora para las 18 horas del jueves 2 de junio. Al teléfono de la Policía Local de Logroño llegaba la llamada de una joven que aseguraba que un hombre intentaba estrangular a su madre.

El dispositivo fue contundente. Hasta el número 31 de la calle Jorge Vigón se desplazaban varias patrullas de la Policía Local y equipos de emergencias del Servicio Riojano de Salud. La alerta había llegado de la tercera planta y hasta esa viviendas subían, entre las miradas del vecindario, varios agentes municipales que conseguían detener en el lugar de los hechos al presunto agresor, que abandonaría la vivienda escoltado por los policías locales.

Inicialmente fuentes municipales informaron de que la víctima es una joven de 21 años a la que, según explicó a los policías, le había intentado estrangular quien fuera la pareja de su madre, un varón de unos 43 años de edad. Pero las propias víctimas explicaron que los hechos no sucedieron así sino que el hombre intentó estrangular a quien fue su pareja y que la hija se limitó a pedir auxilio a la Policía

Los vecinos aseguran que en otras ocasiones la Policía ya había actuado en la vivienda

Tras su detención, los agentes municipales le trasladaron a la comisaría de la Policía Nacional de Logroño en donde se instruyeron las oportunas diligencias y se le tomó declaración.

En el edificio en el que tuvieron lugar los hechos, un bloque de cinco plantas, y los establecimientos cercanos, los vecinos y habituales del barrio no se extrañaba de lo sucedido. Así, explicaban que son habituales las discusiones y peleas entre los inquilinos de la tercera planta y que en otras ocasiones ya habían tenido que acudir a la vivienda agentes de policía para mediar en intensas discusiones.