Diamantes del periodismo

MARÍA BARBERO

Ilusión, trabajo y un olfato periodístico muy especial. Esas han sido las tres armas de los chavales de Reportero Escolar y con ellas nos han vuelto a sorprender. Porque los 800 reporteros nos han regalado 178 'ventanas' a La Rioja, con decenas de noticias y algún que otro diamante periodístico. Pequeñas joyas en forma de emocionantes historias (y que en alguna ocasión habían pasado desapercibidas para el propio Diario LA RIOJA). Así hemos descubierto a Magda, la 'capellana' de la prisión de Logroño, médico de profesión y que ha ayudado en las cárceles de Guantánamo o Roma. Los reporteros nos han cambiado el punto de vista con la noticia 'Mi hermano autista' y nos han puesto en la piel del pequeño Raúl, con el Síndrome de Dravet; o en la de Paula, con la enfermedad de Mowat-Wilson. Pero siempre con optimismo. Como el que irradiaban las entrevistas a dos jóvenes exalumnos del Sagasta y ahora importantes científicos, o la de Enrique Tosantos, baloncestista alfareño y mejor deportista discapacitado de La Rioja.

Reportero Escolar nos ha sacado mil y una sonrisas y nadie se ha resistido a sus micrófonos. Ya fuera para ser bomberos por un día, guardia civil en el Día de la Mujer o poner cara a las ONG riojanas. También nos llevaron al albero con Diego Urdiales, al taller del escultor Alejandro Narvaiza o a conocer al actor calagurritano Nacho Guerreros, 'Coque' en la serie 'La que se avecina'. A través de los alumnos hemos charlado con Titín, Carlos Coloma, Edurne Pasaban, con riojanos por el mundo, pintores, escritores, artesanos, ¡y hasta nos colamos en la casa de Pedro Sanz! Pero no sólo eso. Los alevines de periodistas han escrito en inglés y han despertado su espíritu crítico fotodenunciado comportamientos incívicos y desperfectos. Nada ha escapado a su objetivo y sus esfuerzos ya han obtenido sus frutos. Un ejemplo, gracias a la iniciativa de sus alumnos, en el colegio de San Asensio se mejorarán las instalaciones y la carretera de acceso. En Reportero todo ha sido posible y gracias, en gran parte, a los profesores que han aceptado el reto digital de UNIR y Diario LA RIOJA. Los chavales han aprendido, se han divertido y nosotros con ellos. La segunda edición dice hoy adiós con la entrega de premios pero yo ya tengo ganadores. Porque en La Rioja hay cantera y unos cuantos diamantes del periodismo.