Würth se atornilla a La Rioja

Las imponentes estanterías de 12 metros de altura que reinan en el almacén actual duplicarán su tamaño en la nueva sede. :: juan marín/
Las imponentes estanterías de 12 metros de altura que reinan en el almacén actual duplicarán su tamaño en la nueva sede. :: juan marín

El gigante ferretero alemán invertirá 15 millones de euros en la ampliación de su planta riojana para convertirla en su centro logístico para toda España y prevé crear 70 empleo

ROBERTO G. LASTRA

Würth España refuerza su apuesta por La Rioja. Mientras Altadis, sus vecinos en el polígono industrial de El Sequero, preparan el equipaje para dar el portazo y partir rumbo a Europa, el gigante alemán, líder mundial en el suministro de material de ferretería, montaje y fijación, ha decidido atornillar su futuro en España a la región y acometerá una ambiciosa ampliación de sus instalaciones riojanas para convertir la planta de Agoncillo en su centro logístico para toda la Península y Baleares.

Han sido dos años de trabajo, pero todo está listo ya, a falta de algunos permisos y los habituales trámites burocráticos, para comenzar las obras de construcción en el segundo trimestre, a partir de abril o mayo. Lograda la bendición de Alemania, una de las claves era los terrenos necesarios y estos son propiedad de Würth España desde hace cinco meses. En concreto, el 16 de septiembre pasado la compañía adquirió varias parcelas colindantes a su planta de El Sequero, algo más de 24.000 metros cuadrados que elevan hasta los 70.000 su superficie total edificable. Más que suficientes para esta primera fase de un proyecto y para cubrir la necesidad de posibles ampliaciones futuras.

leer más

«Por La Rioja apostó Würth España hace ya años, porque tras recorrer todo el norte de España encontró una excelente localización con una buena relación calidad-precio en el polígono industrial de El Sequero. Lo que se hace ahora es ampliar esa apuesta por la planta riojana, ya que se ha decidido centrar la actividad logística de la empresa para España principalmente en el centro de Agoncillo, mientras que en Barcelona quedaría la sede central de las oficinas», explica Ignacio Roger, director general de Würth España.

La compañía considera que la ampliación logística de El Sequero cubrirá sus necesidades de crecimiento, por encima del 10% anual, hasta el 2020, año previsto para la culminación de la primera fase. «En estos momentos, tras los peores años de la crisis económica, Würth España, que alcanzó el techo en el 2008 con una cartera de 240.000 clientes activos, está recuperando una media de casi mil mensuales y en la actualidad la cifra está en 157.000», detalla Roger.

«Tras la crisis, a partir de mayo del 2013 recuperamos la senda de crecimiento, que el año pasado fue ya del 11,2%. Eso hace que las necesidades de almacén logístico crezcan y por ello nos planteamos qué hacer, ya que teníamos también instalaciones en Barcelona y Madrid. Tras dos años de análisis y proyectos con Alemania, la decisión ha sido apostar por la planta riojana para garantizar el crecimiento actual y futuro de la compañía y dar servicio a nuestros clientes», añade, por su parte, el logroñés Pedro Montenegro, director de Logística, Transporte y Obras de Würth España.

Primera fase, 15 millones

La primera fase, que estaría culminada en el primer trimestre del 2017, contempla una inversión de 15 millones de euros y consta de 4 actuaciones: la construcción de un nuevo almacén autoportante y automatizado con capacidad para 15.000 palets de 130 metros de profundidad, 50 metros de anchura y 25 de altura (los actuales escalan hasta los 12 metros); un nuevo edificio de recepción con 12 muelles de carga para la gestión de entre 700 y 800 palets diarios; un parking con capacidad para 300 vehículos; y diversas actuaciones en la línea de producción que dotarán a la planta riojana de capacidad para preparar 30.000 líneas de pedido al día frente a las 10.000 actuales.

La nueva musculatura de la planta riojana hará necesario también el refuerzo de su personal. Para ello, Würth España trabaja con la previsión de realizar 70 nuevas contrataciones y llegar al 2020 con una plantilla de 200 empleados. «Serían contrataciones progresivas, acompañando el crecimiento de la compañía por necesidades productivas, como ya sucede a día de hoy. De hecho, en la planta de Agoncillo, que cuenta con 130 empleados, llevamos ya dos años contratando a nuevos trabajadores y en ese periodo hemos incorporado ya a una veintena de personas», aclara Pedro Montenegro mientras recorre la instalación riojana. En ella, el visitante es recibido por la exuberancia de sus estanterías gigantes, reinas de un espacio al que nutre de vida una arteria de 1,5 kilómetros de recorrido. Maquinaria especializada y una cinta transportadora automática acompasan el latido vital en una interminable procesión de cajas de tres tamaños en su ruta de recogida de pedidos, control y verificación mediante pesaje y envío a la zona de expedición para partir hacia los cuatro puntos cardinales del país.

Un coloso mundial

En Agoncillo se preparan cada día 20.000 líneas de pedidos repartidas en más de 6.000 pedidos cuyo destino será cualquier punto de la Península o Baleares. La planta riojana cubre un stock de más de 20.000 artículos, gama que se amplía hasta las 100.000 referencias que ofrece el Grupo Würth desde sus centros en Alemania. «Nosotros visitamos cada día a nuestros clientes, vamos directamente a nuestro consumidor. Cada día la red de comerciales de Würth España, casi millar y medio de personas, se reúne con su clientela, lo que supone unas 75.000 visitas presenciales cada semana. Por encima del 85% de los pedidos se entregan en 24 horas y el resto, lo que hay que traer de Alemania, en un plazo de 3 a 5 días», resume Pedro Montenegro.

Herramientas, maquinaria, sistemas de corte y taladro, accesorios de automoción, iluminación, productos químicos... Würth da servicio a siete sectores económicos clave -automóvil, cargo o talleres de camiones, carpintería de madera, instaladores (fontaneros, electricistas...), metalistas y trabajadores del metal, construcción y mantenimiento de hoteles o empresas-, lo que ha convertido a la multinacional alemana, fundada en 1945 por Adolf Würth pero impulsada por su hijo Reinhold a partir de 1954, en líder mundial en el suministro de materiales de montaje y fijación. Integrada hoy por 417 empresas repartidas por 80 países -Würth España nació en 1977-, el coloso alemán, que cerró el 2015 con una facturación neta de 11.000 millones de euros, da trabajo en el planeta a 69.000 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos